En plena pandemia, resurge lío por asignación de recursos públicos

En plena pandemia, resurge lío por asignación de recursos públicos

Con un bloqueo, habitantes de Tepenixtlahuaca urgen al edil de Tataltepec de Valdés la entrega de recursos del Fondo 4 del rubro de Seguridad Pública y la reconexión de energía eléctrica.

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- En plena pandemia por Covid-19, habitantes de la agencia de Santa Cruz Tepenixtlahuaca, perteneciente al municipio de Tataltepec de Valdés, reactivaron el bloqueo carretero que realizaron desde la semana pasada para exigir la entrega de recursos municipales.

Armados con palos, machetes y piedras, alrededor de 200 pobladores bloquearon los accesos a la comunidad impidiendo el paso de vehículos y el tránsito de personas.

Denunciaron que la autoridad municipal ha sido omisa en la entrega de los recursos del Fondo 4 del rubro de Seguridad Pública, además de que les fue suspendido el servicio de energía eléctrica.

En plena pandemia por Covid-19, los pobladores de Tepenixtlahuaca se aglomeraron en los accesos a la población para denunciar que no hay respeto hacia la autoridad de su agencia municipal.

Los inconformes advierten que en Santa Cruz Tepenixtlahuca habitan más de 19 mil familias, que desde hace 20 años carecen de los servicios básicos mínimos.

“Es un acto de corrupción lo que hace el presidente municipal de Tataltepec de Valdez, Fortuno Rosales, quien se niega a cumplir con su responsabilidad y violenta nuestro derecho a los servicios básicos, porque no tenemos agua ni luz para atender esta contingencia por la pandemia del Covid-19”, denunció Jaciel Santos, integrante del Frente de Pueblos Olvidados de la Sierra Sur.

“Tememos por nuestra familias, por su salud, por que requerimos de limpieza y saneamientos, que por temas de corrupción no se atienden nuestra exigencias”, agregó.

Ante esta situación, la Defensoría de los Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca anunció que se trabaja una recomendación para sancionar los presuntos excesos cometidos por la autoridad municipal.

Ante la beligerancia del grupo, arribaron elementos de la Guardia Nacional para evitar un brote de violencia y poder despejar la carretera federal Oaxaca – Puerto Escondido.