Cobrebocas indispensable, asientos separados y turnos para comer, así será la “nueva normalidad” para viajar

Cobrebocas indispensable, asientos separados y turnos para comer, así será la “nueva normalidad” para viajar.

Necesario difundir turismo que vele por la salud individual y colectiva, dijo Jorge Baruch, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM

Fotos: cortesía UNAM

Ciudad de México.- Filtros sanitarios donde se mida la temperatura, asientos separados, usar de manera obligatoria cubrebocas y caretas, y esperar turnos para comer durante un vuelo de avión, serán algunas de las situaciones por las que tendrán que pasar los viajeros en los diferentes medios de transporte, debido a la pandemia de Covid-19, afirmó Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM.

La reactivación de viajes y del turismo deberá acompañarse del concepto de turismo responsable. Éste implica velar por la salud individual y colectiva, por el desarrollo sostenible de la infraestructura en las comunidades y por la naturaleza. Además, demandará que las personas estén conscientes de las implicaciones que tiene desplazarse a un destino y conocer sus condiciones sanitarias.

Las medidas a considerar son de dos tipos: lo que corresponde al viajero y lo que deberá hacer el sector turístico, expuso el también vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus.

“Es importante tomar en cuenta que la mitad de la probabilidad de contagiarse se controla con el uso de equipo de protección y medidas de higiene personal. Además, en los aeropuertos o terminales de autobuses será obligatorio el uso de cubrebocas y caretas faciales”.

Baruch Díaz Ramírez

Debido a que no hay una medida única para evitar el riesgo, se están implementando estrategias multicapa o multinivel. Un ejemplo de esto son los filtros sanitarios, donde se mide la temperatura constantemente, y el llenado de declaratorias de salud en línea que provean de información a los prestadores de servicios.

En algunas circunstancias será necesario instalar aplicaciones de las autoridades locales para que, en caso de alguna eventualidad, se pueda rastrear la trayectoria de los visitantes e informarles si estuvieron en contacto con el SARS-CoV-2 y si representa un riesgo, comentó el también académico de la Facultad de Medicina.

Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM.
Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM.

AL MENOS UN ASIENTO DE DISTANCIA PARA VIAJAR EN AUTOBÚS

En los viajes en autobús será prácticamente indispensable guardar un asiento de distancia entre cada pasajero, pues estos transportes no cuentan con sistemas de aire eficiente. Sin embargo, en las aeronaves no será así, pues su filtrado laminar disminuye el riesgo de transmisión de virus respiratorios.

“El sistema de aire de un avión es similar al de un quirófano, pues fluye en un solo sentido y por capas, lo que ayuda a que las partículas virales, bacterianas o cualquier microorganismo que se encuentre suspendido en el aire, se precipite de inmediato”.

Baruch Díaz Ramírez

Hasta hoy no hay evidencia científica sobre la transmisión del coronavirus entre pasajeros, pero sí hay reportes de contagios entre la tripulación, y entre ésta y un pasajero, por lo que se establecerán estrategias para disminuir el contacto.

“En un avión ya no se repartirán alimentos y bebidas, sino que desde el inicio se ubicarán en los asientos. También se establecerán turnos para que coman, porque se retirarán los cubrebocas, y el hecho de que dos pasajeros de una misma fila coman al mismo tiempo representaría un riesgo”, explicó.

Estas disposiciones se han establecido por consenso entre la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Aviación Civil Internacional y la Organización Mundial del Turismo.

Aeropuerto Internacional de Oaxaca recibe el sello “Safe Travels”
El Aeropuerto Internacional de Oaxaca recibe el sello “Safe Travels” por cumplir con los protocolos y las medidas de prevención encaminadas a evitar contagios por Covid-19 | CONOCE MÁS

INDISPENSABLE LA PLANEACIÓN DE VIAJES

El especialista universitario recordó que si un lugar tiene semáforo rojo no se permiten los viajes no esenciales; cuando está en naranja o amarillo se puedan realizar traslados regionales.

Recomendó evitar salir de nuestro territorio entre octubre y noviembre, porque es cuando inicia la temporada de influenza estacional. “Nos enfrentaremos a algo nuevo, pues los virus de la influenza, altamente letales, convivirán con el nuevo coronavirus, lo que representará un reto para los sistemas de salud”.

Además, la OMS y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos prevén que se registre una segunda oleada de coronavirus a nivel mundial.

Lo más aconsejable es esperar hasta diciembre de este año o enero de 2021 para empezar a planificar viajes intercontinentales. Para entonces se estima que la industria de aviación civil y la hotelera contarán con protocolos ampliamente probados ante la Covid-19.

El especialista universitario insistió en la necesidad de ver a la salud como piedra angular del turismo, pues de acuerdo con encuestas de la UNAM realizadas antes de la pandemia, menos del 10 por ciento de los viajeros internacionales consideraban una consulta previa a su recorrido.

De igual forma, sólo 15 por ciento de un grupo de extranjeros con una estancia temporal en la Ciudad de México señalaron tener sus esquemas de vacunación actualizados.

TE PUEDE INTERESAR: Reconocen a Oaxaca con el Sello de Seguridad Global del Consejo Mundial de Viajes y Turismo.