“Cuando bailas Flor de Piña, hasta sientes que el corazón se te sale”

“En mis 25 años de vida nunca creí ver una pandemia que afectara tanto a comercios, economía, y sobre todo a una fiesta como la Guelaguetza”, dice Leticia Pérez Aguilar.

Por Jaime Méndez Pérez | Agencia JM / Fotos: Cortesía

Oaxaca de Juárez, Oax.- “Al llegar al auditorio (Guelaguetza) ya empiezas a sentir los nervios, pero cuando anuncian Flor de Piña y estamos formadas, te empiezan a temblar los pies y cuando empezamos a bailar sientes una gran emoción, sientes ganas de llorar; hasta sientes que el corazón se te sale”, expresa Leticia Pérez Aguilar, originaria de San Juan Bautista Tuxtepec.

Sin duda, Flor de Piña es uno de los bailes que identifican a la Guelaguetza y a Oaxaca, tan es así que hace vibrar al mismo tiempo a miles de personas que alcanzan el máximo nivel de emoción.

En conversación con el reportero, la licenciada en Psicopedagogía que trabaja en un preescolar, agrega que es una gran satisfacción poder estar en el majestuoso escenario del Cerro del Fortín de la Ciudad de Oaxaca, sobre todo “ver, sentir la alegría y emoción de miles de personas al vernos, te sientes tan orgullosa de poder transmitirle tu cultura”.

La radiante alegría de la conversación disminuye cuando, obligadamente se menciona que, por segunda vez en su historia, este año 2020 no se presentará la tradicional Guelaguetza en el Cerro del Fortín en el mes de julio, debido a la pandemia por COVID 19. La primera vez que se presentó en otro escenario fue en 2006, por cuestiones políticas.

“Esta pandemia nos ha afectado en todos los sentidos”, responde de entrada Leticia Pérez Aguilar.

Digna portadora del huipil de media gala, perteneciente a la comunidad de San Lucas Ojitlán, de la región del Papaloapan, Leticia Pérez Aguilar admite que para ella es algo relativamente impresionante la crisis sanitaria, ocasionada por el COVID 19, pues “en mis 25 años de vida nunca creí ver una pandemia que afectara tanto a comercios, economía, y sobre todo a una fiesta como la Guelaguetza que nunca falta en todos los años y es muy reconocida internacionalmente”.

Y con notable madurez menciona que “tenemos que tomar medidas necesarias para poder salir de esto y recuperarnos como estado, para poder estar bien con nuestros familiares y sobre todo volver a disfrutar de nuestra gran fiesta del mes de Julio”.

El estado anímico de las integrantes de Flor de Piña ante la suspensión de la Guelaguetza por causa de la pandemia, no es de alegría, sino de tristeza.

Porque, por ahora, existe una crítica realidad por la pandemia, pues según refiere Leticia, cada una de las integrantes de la Delegación de Tuxtepec con mucho esfuerzo consiguen sus huipiles y accesorios y están en un gran compromiso con Tuxtepec al representarlos, “y la verdad, es de pensarse y estar tristes, puesto que es una alegría, una emoción poder ir a Oaxaca (capital) a la máxima fiesta cultural de los oaxaqueños”.

Por esta dolorosa situación, la joven tuxtepecana recomienda “que nos cuidemos ante esta pandemia, porque no es un relajo lo que estamos viviendo; hay muchas pérdidas humanas y solo es cuestión de quedarnos en casa y obedecer las líneas del cuidado a la salud”.

Leticia perteneció al Ballet Folklórico Tochtepelt de la Casa de la Cultura de Tuxtepec, en el que permaneció siete años, siempre bailando, sobre todo Flor de Piña.

En 2015 y 2019, Leticia Pérez Aguilar ha tenido la fortuna de integrar la Delegación de Flor de Piña, en la que, para pertenecer a la agrupación se tiene que realizar un casting que requiere de diversas aptitudes y conocimientos del baile; tener el cabello largo, pertenecer a la región, tener conocimientos sobre su cultura, y lo más importante, saber limpiamente los pasos del baile.

TE PUEDE INTERESAR: Presentan la programación “Guelaguetza 2020, La fuerza de nuestra identidad”