Desconfianza, caos y muerte en Coatlán por Covid-19 

Desconfianza, caos y muerte en Coatlán por Covid-19 

El pueblo ha rechazado fumigación de edificios públicos, viviendas, comercios y calles, ante la errada versión de que el gobierno pretende «exterminarlos por ser un peligro para la seguridad pública«

Por Ignacio Martínez Platas / Agencia JM

Oaxaca, Oax. En San Vicente Coatlán, Ejutla, ni las balas de los “cuerno de chivo” pudieron contener el avance del coronavirus (COVID-19), que hasta hoy ha cobrado varias vidas humanas y contagiado a alrededor de 40 personas, que no pueden recibir atención médica al quedar cerrado en su totalidad el único acceso a la población.

Esta comunidad enclavada en la Sierra Sur de Oaxaca, desde hace décadas mantiene un conflicto agrario con sus vecinos de San José Paso Ancho, Sola de Vega, y haciendo alarde de armas de alto poder, presuntamente ha participado en diversos hechos sangrientos y el último fue una supuesta emboscada a elementos de la Policía Estatal, con un saldo fatal de cinco muertos, hechos ocurridos en la jurisdicción de esa población.

Según el Informe Técnico Diario del Panorama Epidemiológico de Enfermedades Respiratorias por COVID-19, emitido por los Servicios de Salud de Oaxaca, hasta el 18 de julio se tenían reportados un total de 25 casos confirmados en esta comunidad.

Sin embargo, información extraoficial recabada por el reportero indica que el número de pacientes contagiados rebasa los 40 y alrededor de la misma cifra de fallecimientos.

En asambleas comunitarias, el pueblo ha rechazado los trabajos de sanitización y fumigación de edificios públicos, viviendas, comercios y calles, ante la errada versión de que el gobierno pretende exterminarlos por ser un peligro para la seguridad pública.

Refieren los pobladores que hace un mes arribó a la comunidad una brigada médica de la Jurisdicción Sanitaria número Uno y con el apoyo de las autoridades municipales fumigaron el palacio municipal y algunas oficinas estatales, pero las acciones de sanitización fueron suspendidas por grupos de hombres y mujeres que se opusieron a ello.   

Ante ello, advirtieron que queda negada la entrada a la población a médicos, enfermeras y personal de los Servicios de Salud y de otras dependencias, por “representar un peligro para la población”, por lo que este fin de semana acordaron cerrar los accesos a entradas y salidas de cualquier persona a la población, incluyendo a los propios pobladores.

Lo anterior ha generado que los SSO no puedan ingresar a San Vicente Coatlán, por lo que se desconoce el avance del COVID-19 en esa comunidad de la Sierra Sur, aunque técnicamente pertenece a la Jurisdicción Sanitaria 01 de los Valles Centrales.

La falsa versión utilizada para atemorizar a los pobladores es que días antes del contagio masivo, en sobrevuelo un avión bombardeó con virus sobre la población y es lo que supuestamente ha generado el contagio y fallecimiento de decenas de pobladores.

De acuerdo a información lograda entre los chenteños, es que el presidente municipal Antonio Dominguito, fue el primer contagiado y más tarde trasladó el virus a su comunidad y las primeras víctimas fueron los integrantes del cabildo, que después propagaron el COVID-19 a toda la población.         

En San Vicente Coatlán, según la alerta enviada por los pobladores, el contagio masivo ha registrado más de 40 fallecimientos y otro número igual de contagiados que son atendidos en sus domicilios, lo que está generando una cascada de contagios, y hasta el momento la Jurisdicción Sanitaria de Valles Centrales de los Servicios de Salud de Oaxaca, se ha negado a atender la llamada de auxilio ante el temor de una agresión.

Según información extraoficial, algunos de los integrantes del cabildo han fallecido por el contagio, y otros se encuentran graves en sus propios domicilios y no se les permite salir de la población para su atención médica.