El CaSa en tu casa da continuidad a la educación artística en los hogares

El programa busca continuar con la educación artística ahora que las instalaciones del centro de artes están cerradas

El CaSa en tu casa son una serie de acciones que el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) implementó para continuar con sus actividades, ya que las instalaciones del centro se cerraron a mediados de marzo de 2020 con la intención de disminuir la propagación de la COVID-19.

 

Daniel Brena director del CaSa indicó que a pesar del cierre de instalaciones no han dejado de trabajar ni un solo día: “con el proyecto El CaSa en tu casa seguimos acercando a las personas al arte a través de un programa a distancia que incluye videos, tutoriales e instructivos impresos”.

 

“Y con la intención de que nuestros alumnos no tengan que salir de casa, la asociación civil Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, envía a los alumnos todos los materiales que utilizan durante sus clases”.

 

Para Brena este tiempo ha sido importante para hacer un cambio en el desarrollo de los programas con los que cuenta el CaSa, y se han adaptado a las condiciones que actualmente se viven.

 

“Hemos aprendido mucho sobre cómo podemos crear las mejores experiencias para los alumnos. Y creemos que una mezcla entre videos pre-grabados, tutorías transmitidas en vivo, y materiales físicos crean momentos memorables que apoyan el aprendizaje”, comentó el director del CaSa.

 

Los soportes en los que ahora se imparten las clases han ayudado a que gente que se encuentra en distintas partes del mundo aplique para ser parte de los talleres, conversatorios y convocatorias de concursos que se han llevado a cabo. Actualmente está en curso el taller de Afelpado con agujas que imparte Jesús Martínez y constantemente se abren nuevas convocatorias de talleres gratuitos.

 

En los últimos meses se han impulsado dinámicas en las redes sociales del CaSa, concursos y diversos talleres que son parte de una serie de actividades que se impulsan en colaboración con otros centros culturales fundados por el artista Francisco Toledo.

 

Brian Chávez García fue parte del taller El acto de creación como resistencia que impartió la artista visual Tania Bohórquez. El alumno indicó que la guía, pasión, sensibilidad y conocimiento de la maestra le ayudó en el proceso para poder materializar un proyecto fotográfico en el que ha trabajado por más de un año.

 

“El taller se ha sumado a mi vida como una experiencia maravillosa. La interacción grupal e individual me dotaron de elementos, más allá de mi visión o proyección. Durante las sesiones asignadas a través de una plataforma digital logramos coordinarnos, intercambiar puntos, ideas y crear un lazo de compromiso con nosotros mismos y el quehacer visual que cada uno está llevando”, indicó Chávez García.

 

En este programa el CaSa también incluyó talleres que no se habían impartido anteriormente, como el de los rotulistas Arturo y Giovanni Bautista. Rótulo Mexicano fue exitoso en cuanto a convocatoria y también en resultados de los alumnos.

 

Miguel Alejandro Calderón Padilla no había explorado antes la técnica de rótulo, solo el dibujo y la pintura, pero por lo original del taller le interesó: “las letras son maravillosas y con mayor razón cuando llevan el colorido de algo que nos caracteriza como mexicanos”.

 

“Aprendí cosas nuevas, técnicas diferentes y reafirmé algunas que ya conocía. A partir de las clases me interesó la tipografía y la letra en toda su belleza. He estado practicando un poco con lo que nos enseñaron los maestro Arturo y Giovanni Bautista”.

 

La casa en la lata, impartido por María Luisa Santos Cuellar fue un taller que exploró la técnica de fotografía estenopeica. Cada alumno, con el kit de materiales que recibió, pudo montar su propio cuarto oscuro en casa.

 

Michelle Kauffmann Guzmán platicó que el hecho de poder hacer su propio cuarto oscuro fue un aprendizaje muy acertado. “La maestra siempre estuvo al pendiente de nuestras dudas, errores y triunfos sobre la fotografía estenopeica, me gusto mucho como la maestra nos motivó para hacer más cámaras y no darnos por vencidos cuando las fotos no salían. Quedé encantada con el taller”.

 

Sobre el material que recibieron por parte de Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, Kauffman dijo que llevaba todo lo necesario para trabajar y experimentar en sus casas, “sin necesidad de tener que arriesgarnos a salir para conseguir los materiales, todo con muy buena presentación”.

 

Todas las convocatorias para ser parte de los talleres del CaSa se publican en la página: www.casa.oaxaca.gob.mx, las actividades que impulsa el centro son gratuitas.