Diputados aprueban dictamen para quitar fuero presidencial

Tras ser aprobado en la Cámara baja, el dictamen debe ir al Senado para ser discutido 

Información de agencias

Ciudad de México.- La Cámara de Diputados federal aprobó este miércoles, en lo general y en lo particular, el dictamen que reforma los artículos 108 y 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Estas reformas tienen como objetivo modificar lo que dice la ley en materia del fuero del presidente de la República. Esto quiere decir que al mandatario nacional se le podrá juzgar no solamente por traición a la patria o delitos graves del orden común, sino por todos los delitos por los que pueden ser enjuiciados los ciudadanos.

El dictamen fue aprobado con 420 votos a favor, cero en contra y 15 abstenciones.

Ya que fue aprobado en la Cámara baja, el dictamen debe ir al Senado de la República para ser discutido en dicha instancia.

Partidos como Morena detallaron que las reformas a los artículos 108 y 111 implican quitarle el fuero al presidente de México para ser procesado por cualquier delito.

Por otra parte, partidos de oposición, como el PAN, indicaron que no se le quita el fuero al presidente, sino que se abre el catálogo de delitos por el que se procesaría al mandatario nacional, pero que el fuero lo mantendría pues se le juzgaría en un proceso especial frente al Senado.

El proyecto ya había sido rechazado en diciembre de 2018, pues la propuesta original sólo permitía juzgar al mandatario federal por corrupción y traición a la patria. En el nuevo texto se incluyen todos los delitos establecidos en el artículo 19 de la Constitución que son:

Abuso o violencia sexual contra menores, delincuencia organizada, homicidio doloso, feminicidio, violación, secuestro, trata de personas, robo a casa habitación, uso de programas sociales con fines electorales, corrupción, robo al transporte de carga, delitos en materia de hidrocarburos y en materia de desaparición forzada de personas, entre otros.

Durante la sesión se presentaron seis reservas, de las que fueron rechazadas cinco, y solo se avaló una que modificó la línea final del dictamen, que en un inicio decía que el presidente podrá ser enjuiciado como cualquier ciudadano “común” y que fue cambiado por “cualquier ciudadano o ciudadana”.

El proyecto fue turnado a la Cámara de Senadores para su discusión y votación.