Impulsan participación de mujeres en órganos de representación agraria

En Oaxaca, de cada 100 personas que se desempeñan en las presidencias de los comisariados ejidales o comunales, sólo 5 son mujeres, por debajo de la media nacional que es de 7 %.

A fin de reconocer la importancia de impulsar procesos de empoderamiento de ejidatarias y comuneras, para reafirmar sus derechos a participar en la toma de decisiones y ejercicio de cargos, la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca (SMO) realizó la capacitación “Participación de las Mujeres en los órganos de representación y vigilancia de los ejidos y comunidades de Oaxaca”.

La titular de la dependencia, Ana Vásquez Colmenares Guzmán, señaló que desde 1940 la ley considera la elección de mujeres para cargos de representación en el ámbito agrario; sin embargo, actualmente en Oaxaca, de cada 100 personas que se desempeñan en las presidencias de los comisariados ejidales o comunales, sólo 5 son mujeres, por debajo de la media nacional que es de 7 %.

Las causas son múltiples -expresó la funcionaria- pero todas relacionadas con los roles de género asignados a las mujeres, por ello “es necesario que se difundan los cambios a la Ley Agraria de 2016, Artículo 37, segundo párrafo, en el que se establece que las candidaturas a puestos de elección para conformar el comisariado ejidal y el consejo de vigilancia, deberán integrarse por no más del 60% de candidatos de un mismo género”, mencionó.

Dirigida a titulares de las Instancias Municipales de la Mujer (IMM) y personal de los Centros para el Desarrollo de las Mujeres (CDM), esta capacitación a cargo de la especialista Luz María Andrade Calderón, les permitirá identificar los órganos de gobierno de los núcleos agrarios en sus comunidades, como la Asamblea, el Comisariado y el Consejo de Vigilancia; y conocer cómo se integran, su funcionamiento y facultades.

“En 1992, las mujeres integrantes de los grupos ejidatarios representaban el 20%; para 2020 son el 28.1%, un aumento mínimo en 28 años. La no regularización tiene que ver con normas y prácticas culturales”, aseguró la experta, pues los argumentos con los cuales se justifica la preferencia de heredar a los hombres obtenidos a través de una encuesta, así lo demuestran.

El Laboratorio de Cohesión Social II México-Unión Europea 2016, señala que los hombres saben trabajar la tierra y realizan trabajos pesados (38%), los hombres prestan sus servicios comunitarios y mantienen a las familias (34%), las mujeres se casan y se van, mientras que el hijo se queda con los padres y los cuidan en su vejez (23%).

Tales señalamientos fueron desmentidos por Andrade Calderón, quien refirió que suponen mitos que hay que desmontar para dar paso al reconocimiento y valoración del trabajo de las mujeres en el ámbito agrario; en este sentido, pidió hacer visible el aporte económico, pues existen mujeres a cargo de parcelas de cultivo, cumpliendo con sus obligaciones comunitarias y no tienen derechos agrarios legalmente reconocidos.

“Para cambiar esto, las mujeres deben estar en los cargos y reconocerles su participación en los Comités”, dijo la capacitadora, quien se pronunció por armonizar sus derechos agrarios con el sistema normativo comunitario, a partir de la reflexión, toma de conciencia y la desmitificación de que la mujer sólo está en la casa.

“Por eso es importante que las IMM y los CDM trabajen con las mujeres de los núcleos agrarios, que conozcan sus derechos y a partir de ahí generen estrategias para incorporar a más mujeres desde lo local. Que las mujeres participen con conocimiento y conciencia”, añadió Andrade Calderón.

En esta capacitación semanal en línea estuvieron presentes mujeres de las ocho regiones de la entidad, así como de los estados de Hidalgo y Veracruz, quienes solicitaron profundizar en estos procesos formativos, a lo cual la titular de la SMO dijo que en breve se organizarían capacitaciones regionales.