IMSS arrancará con programas pilotos para la incorporación de sectores vulnerables

El Instituto busca incorporar a sectores vulnerables, como los trabajadores por cuenta propia y la Fase II para la afiliación de trabajadoras del hogar.

Información de agencias

Ciudad de México.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pondrá en marcha programas pilotos para incorporar a sectores vulnerables, como los trabajadores por cuenta propia y la Fase II para la afiliación de trabajadoras del hogar.

Así lo determinó el Consejo Técnico, máxima autoridad en el IMSS -integrada por el sector patronal, obrero y gobierno- luego de aprobar dos programas piloto para brindar facilidades administrativas para la incorporación de trabajadores que laboran por cuenta propia y para las personas contratadas en obras a pequeña escala (esquema de autoconstrucción).

Al respecto, el presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), Andrés Peñaloza Méndez, comentó “que flexibilizar los modelos de cobertura a la seguridad social e innovar en las modalidades de afiliación es una de las vías para abonar a la solución de problemas estructurales que la actual crisis acentúa en menoscabo del bienestar de la población trabajadora sometida a la informalidad y precariedad laboral, éstos últimos, escollos para el crecimiento económico con desarrollo social”.

Sostuvo que las reglas de carácter general para esta Fase II -para la incorporación de trabajadoras del hogar- introducen cambios para el cálculo de las cuotas y confiere carácter de sujeto obligado de los patrones.

El presidente de la Conasami detalló que cuando la persona trabajadora del hogar labore con más de un empleador, que es la modalidad dominante en 95% de las 2 millones 394,069 personas dedicadas a este trabajo, cada patrón deberá retener las cuotas obreras que correspondan y cubrir el monto de las cuotas obrero patronales correspondientes a los días que brinde sus servicios durante el mes calendario.

Además, cubrirá la proporción de los días de descanso obligatorios establecidos en la Ley Federal del Trabajo. A reserva de que la autoridad precise la estimación de las aportaciones, esta disposición estaría prorrateando el cálculo de cuotas entre los empleadores que no contratan de planta sino bajo el esquema de “entrada por salida”.

Por entidad federativa, en julio 2020, los estados con mayor número de personas trabajadoras del hogar afiliadas al IMSS fueron la Ciudad de México con 3,636 personas, 15% del total; Estado de México, 10%, equivalente a 2,495 personas; Jalisco (1,453), Sonora (1,376) y Nuevo León (1,261), cada uno con participación de alrededor de 5%. Por el contrario, los estados con la menor participación fueron Zacatecas, Quintana Roo, Tabasco, Baja California Sur y Campeche.

La diferencia, en términos absolutos, del número de personas trabajadoras del hogar afiliadas al IMSS por entidad federativa en el mes de julio respecto a junio indica un incremento de 608 personas a nivel nacional. En la mayoría de las entidades la afiliación incrementó, salvo en cinco de ellas que disminuyeron y sin cambios en dos de ellas. Esta alza indica una mejora en el nivel de empleo en el sector, sobre todo en Ciudad de México, Estado de México, Veracruz y Baja California, con incrementos en la afiliación superiores a 50 personas.

Respecto al salario base de cotización (sbc), el promedio a nivel nacional se situó en 166.9 pesos, 3.1 pesos menos que en el mes previo, lo que implica una disminución en términos nominales de 1.84% y en términos reales de 2.5%. Ocho estados reportaron un salario base de cotización mayor al promedio nacional, entre los que destacan Baja California con 231.0 pesos; Tamaulipas,191.2 y la Ciudad de México, 179.1. Los estados con menor sbc fueron Tabasco con 137.5 pesos, Sinaloa, 137.3 y Colima, el más bajo, con 135.8 pesos.