Segundo voluntario de AstraZeneca presenta enfermedad neurológica

En ensayo de vacuna contra Covid-19, el voluntario presentó síntomas tras recibir la segunda dosis.

Información de agencias

Ciudad de México.- El diario estadunidense The New York Times informó que un segundo paciente que estuvo en las pruebas de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford podría haber desarrollado mielitis transversa. El equipo científico de la vacuna descartó que la vacuna le haya generado la inflamación de la médula espinal.

La compañía habría informado que el primer participante recibió una dosis de la vacuna antes de desarrollar la mielitis transversa; sin embargo, el NYT dijo haberse contactado, bajo condición de anonimato, de que un segundo participante se le detectó la enfermedad después de la aplicación de la vacuna. AstraZeneca desconoce del segundo caso.

Expertos médicos aseguraron al diario que pese a que la mielitis transversa está catalogada como una de las enfermedades raras, es una señal de alarma en que se halle en uno de los participantes, afirmando que podría registrarse “un patrón peligroso” de seguridad para las personas. La farmacéutica ha asegurado que los padecimientos de inflamación en la médula espinal no están asociados con la vacuna.

La farmacéutica suspendió el 8 de septiembre sus ensayos de la tercera fase de la vacuna debido a complicaciones de un paciente con mielitis transversa, asegurando que era un proceso normal en la aplicación masiva de vacunas. Días después, se retomaron los ensayos en Reino Unido, Brasil, India y Sudáfrica, excepto en Estados Unidos.

La presión por buscar la vacuna contra el SARS-CoV-2 ha hecho que diversos reguladores sanitarios gubernamentales mantengan preocupaciones y cautela ante la aprobación de una vacuna que podría no completar sus ensayos en la fase 3 en seguridad e inocuidad. Cerca de 18 mil personas han recibido la vacuna de AstraZeneca-Oxford.

De acuerdo con el protocolo de AstraZeneca establece que su objetivo es tener una vacuna con el 50 por ciento de efectividad, umbral que ha sido establecido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos para su posible aprobación.

Sin embargo, pese a que el objetivo cumplir la meta establecida por el organismo sanitario estadunidense, de acuerdo con el diario, si la vacuna cumple el porcentaje de efectividad es posible que pueda detener todos sus ensayos antes de noviembre y solicite a la FDA para liberar la vacuna para su uso de emergencia, como ha sucedido con el remdesivir.

Las vacunas que están formadas de adenovirus, de restos del virus, como la de AstraZeneca generalmente tienen éxito, pero también puede provocar efectos adversos en diversas personas debido a los ingredientes de su composición, así como la reacción humana ante un fármaco conforme al código genético de cada individuo.