Jóvenes activistas que trabajan por el futuro

Oaxaca, Oax.- Jumko Ogata-Aguilar, Amelia Arreguín y Joaquín Yescas Martínez, tres jóvenes que desde sus áreas trabajan por hacer cambios positivos en la sociedad y el medio ambiente, participaron en la mesa Cartas para el futuro: jóvenes y activismo, perteneciente el ciclo Todos los futuros posibles de la 40 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).
 
Acompañados por la escritora y comunicadora Gabriela Warkentin, Aguilar-Oagata, escritora afrojaponesa y chicana originaria de Veracruz, habló sobre su trabajo en temas como identidad, racialización y racismo. Relató que durante su adolescencia notó que en la mayoría de lo que leía había ausencia de autoras y autores diversos. “Me interesó escribir y agregar mi perspectiva”, agregó.

“He hecho a través de redes sociales una plataforma en que comparto literatura diversa: mujeres negras, mujeres racializadas, infancias y cómo hablar del racismo y la diversidad a las infancias, porque me he encontrado que si los niños y niñas no se sienten reflejados en las historias que les narran, no van a valorar de la misma manera sus identidades, porque pareciera que no importan”, explicó sobre el valor de que la gente se identifique no sólo en las letras, sino también en el cine, la televisión y los medios de comunicación en general.

Sobre el énfasis de su trabajo en mostrar a niñas y niños el respeto por la diversidad, por el que es distinto, comentó buscar “que se hable de la otredad y la diferencia no como una cuestión que se debe de juzgar sino como algo que contribuye a la diversidad y lo bonito que es de aprender sobre quienes no son como nosotros”.

Arreguín, quien es ecofeminista, trabaja para promover los derechos de las mujeres y las niñas en el sector ambiental, leyó un texto sobre lo que considera un futuro ideal, producto de luchas como las de ella y otras activistas: sociedades en armonía con la naturaleza, el aprecio de la vida sobre la economía o el poder, riqueza se dividida de manera justa y equitativa, sistemas políticos con participación colectiva, entre otras.

Relató que mujeres como las de los distintos pueblos indígenas conservan modos de vida sustentables y amigables con el medio ambiente, muchos de los cuales son la aspiración del mundo ambientalista. En ocasiones se ven estos modelos como algo nuevo, cuando ha sido conservado por siglos por las comunidades y es ahí a donde debería fijarse la mira.

Yescas, zapoteco originario de la Sierra Norte de Oaxaca, se ha enfocado por su parte en garantizar el derecho a la tecnología de las comunidades de aquella región. Además, trabaja temas como la diversidad lingüística, el Software Libre, la cultura libre, la ética hacker y la filosofía comunitaria. Es técnico, locutor, editor y productor en radio y audiovisual.

Su interés por las telecomunicaciones, entre otros, inició al ver que en su comunidad sólo contaban con un teléfono y se dificultaba establecer comunicación. De esta manera ha incursionado en diversos medios. Asimismo, ha desarrollado un software libre para enseñar zapoteco a las y los niños. “Me motiva vivir en ese futuro en que yo hubiera querido nacer y que quiero que otros disfruten y que vamos creando juntas y juntos”.

El futuro, tema central de la 40 FILO, se nutre con las experiencias de jóvenes como las y el participantes, quienes desde hoy, procuran mejores condiciones para quienes habiten el mundo de mañana.