domingo, agosto 14, 2022

Alumnos del Suneo ganadores de «Voces de mi tierra 2020»

Destacadas

En la convocatoria participaron más de 100 estudiantes provenientes de 43 universidades.

Los alumnos Jonathan Samario, de la Universidad del Mar (UMAR), Miguel Ángel García Reyes y Elvira Marisol Márquez Ríos, de la Universidad de la Sierra Sur (UNSIS), ambas universidades pertenecientes al Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO), obtuvieron el primer, segundo y tercer lugar, respectivamente, en la convocatoria “Voces de mi Tierra”.

En la convocatoria participaron más de 100 estudiantes provenientes de 43 universidades. Dicha convocatoria fue emitida por la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano (Sepia) con el objetivo de generar la participación de jóvenes para fortalecer, desarrollar, impulsar y promover la investigación y difusión de información científica sobre temas relacionados con las comunidades de Oaxaca.

El 18 de enero de 2021 la Lic. Eufrosina Cruz Mendoza, titular de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano (SEPIA), hizo entrega de los reconocimientos a los jóvenes del SUNEO.

Entre los finalistas se encuentran también dos alumnas de la Universidad de la Sierra Sur, Graciela Vásquez Hernández y Ana Gabriela López Cortés, quienes formarán parte de la primera revista de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano la cual contempla a 10 participantes.

Jonathan Samario de la Universidad del Mar, campus Huatulco, es egresado de la Licenciatura en Economía y tesista, obtuvo el primer lugar con el ensayo titulado «La discriminación como factor causante de la desigualdad en el ingreso de la población indígena». En su ensayo Samario demostró con datos que la población indígena es la que obtiene los salarios más castigados cuando se compara con el resto de la población.

Con datos del INEGI y del CONEVAL para el año 2018, se evidenció la presencia de una diferenciación salarial en contra de la población indígena, por ejemplo según los datos presentados se encontró que una persona indígena ganó en promedio hasta un 40 % menos respecto al promedio nacional. Con ello, plantea la hipótesis de que los salarios más bajos para la población indígena se deben principalmente a su origen étnico y a la subestimación de su experiencia y sus capacidades productivas lo cual atenta contra los derechos humanos de este sector de la población.

Miguel Ángel García Reyes, estudiante de noveno semestre de la Licenciatura en Administración Pública, obtuvo el segundo lugar con el ensayo «Las Tecnologías de la Información y Comunicación y los pueblos indígenas de la sierra sur del estado de Oaxaca ¿una forma de exclusión?».

En su ensayo el estudiante explica que el desarrollo tecnológico ha traído consigo cambios importantes en la vida de las personas, favorece el trabajo, la comunicación, el procesamiento y el almacenamiento de información, la difusión y transmisión de eventos sociales, políticos, religiosos o de cualquier índole, además permite la libertad de expresión y el acceso a cualquier tipo de información, entre otros aspectos. Sin embargo, el desarrollo tecnológico a su vez ha generado una amplia desigualdad social en los diferentes municipios y comunidades, puesto que no todas las personas tienen las mismas posibilidades y facilidades de incorporarse a dicho desarrollo.

Por su parte, Elvira Marisol Márquez Ríos, alumna de tercer semestre de la Maestría en Planeación Estratégica Municipal, obtuvo el tercer lugar con el ensayo “Lenguas indígenas, un patrimonio de la humanidad en riesgo de desaparecer”. Este ensayo describe cómo las lenguas indígenas representan un medio de expresión de saberes y formas de comprender e interpretar la realidad dentro de un territorio, representando así, un patrimonio que se ha construido a lo largo de miles de años. Sin embargo en la actualidad, las lenguas autóctonas se encuentran bajo amenaza y en riesgo de su extinción, esto por diversos de factores, entre los que destacan el inadecuado diseño de políticas estatales para su conservación y las prácticas ciudadanas racistas, que conducen al abandono o al uso limitado de su lengua originaria, además de mostrar desinterés en su enseñanza intergeneracional.

En suma, la extinción de una lengua originaria va más allá de la pérdida de un medio de comunicación a través de determinados códigos, su ocaso representa la desaparición de los saberes ancestrales de nuestros pueblos milenarios.

Noticias relacionadas

Noticias recientes