Documental que aborda la colección invaluable del museo de zoología obtiene premio internacional

La obra es un puente para mostrar el quehacer científico de manera sencilla, dice Rafael de Villa Magallón, cineasta  

El Museo de Zoología de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, a través del trabajo conjunto entre investigadores y cineastas, realizó “Las colecciones científicas, un tesoro de nuestra Nación” el cual ganó el premio al Mejor documental científico en la edición 2020 del Festival RushDoc, certamen abierto a trabajos cinematográficos de todo el mundo. 

 

Los participantes en este proyecto coincidieron en señalar su emoción al obtener el reconocimiento, ya que es el resultado de la labor constante de un grupo numeroso de universitarios. Su júbilo, dijeron, es mayor al saber que su trabajo trascendió, y la sociedad podrá conocer aquello que les apasiona: la ciencia y las artes. 

 

“Las colecciones científicas, un tesoro de nuestra Nación”, es el primer proyecto de otros más que se llevarán a cabo con el respaldo financiero del Programa de Apoyo a Proyectos para Innovar y Mejorar la Educación y de la Dirección General de Asuntos del Personal Académico de la UNAM, con fines educativos y de divulgación de la ciencia. 

 

“Lo que hacemos en el Museo de Zoología es investigación y desde hace 40 años nos hemos encargado de hacer estas colecciones de animales. Somos varios investigadores, profesores y estudiantes que realizamos trabajo de investigación de las distintas colecciones, por lo que la idea de este documental fue generar un material audiovisual que divulgara la ciencia que hacemos aquí”, aseveró Livia León Paniagua, curadora de la Colección de Mamíferos de este Museo. 

 

Destacó que, aunque el documental se realizó de manera “sencilla”, se cuidaron todos los detalles para transmitir, de la mejor manera, el mensaje: México tiene una gran riqueza natural que llena de orgullo. 

 

“Considero que es necesario la asignación de un espacio público dentro de Ciudad Universitaria dedicado a la exhibición de todas aquellas colecciones que la Universidad Nacional alberga con mucho orgullo, y que tienen como finalidad la difusión y promoción de la investigación científica, porque estoy segura de que son varias y que la sociedad en general le gustaría conocer”, apuntó la especialista.  

 

En tanto, Leticia Ochoa Ochoa, curadora de Herpetología del Museo, expresó que este confinamiento hizo evidente la necesidad de generar contenidos audiovisuales, y en varias ocasiones con fines de enseñanza-aprendizaje, ya que las nuevas generaciones buscan este tipo de materiales. 

 

“Es bonito ver que el trabajo que integra mucha gente ha sido reconocido, porque verdaderamente lo que se lleva a cabo en el Museo de Zoología es un tesoro invaluable. Fueron varios años tratando de gestionar este proyecto, porque no solamente es difundir el conglomerado de las colecciones, sino la importancia de por qué se exhiben y por qué se hace investigación; realmente es un trabajo arduo entre cineastas e investigadores que valió la pena”, enunció. 

 

Para Rafael de Villa Magallón, cineasta y estudiante de la Facultad de Artes y Diseño, este cortometraje representa un puente para hacer llegar a la población el quehacer científico de una manera más sencilla. 

 

Ahora, continuó, mucha gente podrá tener acceso a esta cinta y empaparse del tema; además, forma parte de la selección oficial de la Bienal Internacional de Cine Científico. 

 

“Creo que en este caso lo que nos unió, hablando de cineastas y biólogos, es que luchamos por una causa que consideramos importante, en la que queremos encontrar esa parte de ‘cientifizar’ a los artistas y ‘artistear’ a los científicos para seguir realizando trabajos espectaculares en conjunto”, sostuvo. 

 

Al concluir, comentó que sería conveniente generar esa cultura de “ponerse en los zapatos del otro” para unir esfuerzos, con el fin de difundir la ciencia y mostrar que puede ser entendida de otra manera y, sobre todo, más atractiva para comunicarla.