En México, temporada alta de incendios forestales durante los siguientes dos a tres años

90 por ciento de los siniestros ocurren por actos del ser humano