Pandemia abre nuevos pendientes sobre el bienestar de los niños

Urge un cambio cultural que desnormalice la violencia como medio de crianza, señala experta

 Información de agencias

Ciudad de México.- La pandemia ha abierto agendas específicas relacionadas con el bienestar y la protección de las niñas, los niños y los adolescentes en México que se deben atender de manera urgente, como su derecho al regreso a clases de manera expedita y segura y a la reducción de la brecha digital que se puso de manifiesto durante el confinamiento.

La doctora Mónica González Contró, investigadora en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, destaca que se debe remontar el retroceso en derechos ya conseguidos, como en materia de vacunación. “Ha habido niños que no están siendo vacunados por la emergencia sanitaria, y esto era algo que habíamos hecho históricamente bien”.

Señala, en el marco del Día Internacional del Niño, que otra agenda pendiente es “la atención a los niños sin cuidado familiar, los que están en albergues. Hace falta realizar un registro nacional de centros de asistencia social que eche luz sobre cuántos niños hay y cuál es su situación jurídica”.

Asimismo, afirma que “urge un cambio cultural que desnormalice la violencia como medio de crianza; hacer reformas a la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, vigente desde 2014, y al Código Civil Federal para prohibir el castigo corporal y humillante; así como recuperar para los infantes los espacios públicos, el derecho al juego y a participar de la vida cultural, no sólo a admirarla”.

La especialista en los derechos de este sector, integrado por casi 40 millones de personas de 0 a 17 años, según cifras del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), admite que hay muchos retos, a pesar de que el balance legislativo es bueno.

Agrega que el Estado mexicano es el responsable y debe garantizar que niños y adolescentes vivan en condiciones adecuadas.

González Contró detalla que las palabras niñas y niños aparecen en el artículo cuarto constitucional. “Éste fue reformado en el 2000 para tratar de adecuar la Constitución Mexicana a los contenidos de la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por la ONU en 1989 y ratificada por México en 1990”.

Aclara que la Carta Magna de 1917 no establecía nada para las personas menores de 18 años. “Fue en 1980 cuando los menores aparecen por primera vez en el texto constitucional, pero sólo como recipiendarios de derechos”.

Una de las reformas más importantes, narra, fue la ocurrida en 2011, que modifica el artículo primero para incorporar los tratados internacionales que reconocen los derechos humanos.

La experta concluye que los niños y adolescentes en México están bien protegidos por la Constitución, sin embargo, recalca que “hace falta consolidar las instituciones creadas para ellos, documentar puntualmente la problemática que enfrentan y, así, elaborar las políticas públicas adecuadas para su mejor desarrollo”.


TE PUEDE INTERESAR: