Productores de chile chilhuacle piden apoyo para conservar esta especie usada como condimento

Francisco Jurado y Elvia Rojas, un matrimonio cuicateco, continúan cosechando y produciendo el chilhuacle que en náhuatl significa ‘chile viejo’.

Por Adalberto Brena 

Cuicatlán, Oax.- El chilcuacle es un chile endémico de la región de la Cañada, ya que es el único lugar del país donde se cultiva, el cual renace luego de estar al borde de desaparecer.

Este chile cuenta con tres variantes: negra, roja y amarilla, de las cuales cada una da un sabor distintivo a alguno de los 7 moles de Oaxaca, platillo emblemático gracias a que su sabor ha traspasado fronteras.

Cabe señalar que el rendimiento en los cultivos ha disminuido por distintos factores como altas temperaturas, plagas como la trips y la mosca blanca.

Al respecto, Francisco Jurado Zeferino y doña Elvia Rojas Vargas informaron, “es necesario que los insumos que se necesitan lleguen de manera directa a quienes sembramos y producimos el chilhuacle, que no se quede en una sola persona o una sola familia. Debe ser para todos sin excepción alguna . Nosotros vamos a continuar buscando alternativas para mejorar la siembra y producción con una permanente capacitación y asesoría de universidades y técnicos”.

De acuerdo con el artículo “Impacto económico del chile chilhuacle”, publicado en 2016 en la Revista Mexicana de Agronegocios, Oaxaca es considerada “una potencia gastronómica nacional“, un título ganado a pulso pues el territorio estatal es la cuna de los 25 de las 56 variedades de chile criollo identificadas en el país, la mayoría conservadas por las naciones originarias y  cuyo uso se rastrea mucho tiempo antes de la llegada de la conquista de los españoles. En el caso de la Cañada y específicamente en Cuicatlán, además del chile viejo se consideran endémicas las variedades de achito y coxle, aún menos comunes que el chilhuacle que da cuerpo y sabor a los moles de Oaxaca.


TE PUEDE INTERESAR: