Senado aprueba que Pemex tenga control en ventas y precios de gasolinas

Senadores que se opusieron señalaron que Pemex puede buscar mayor rentabilidad, lo que elevará los precios a los consumidores finales. El dictamen pasa al Ejecutivo. 

Información de agencias

Ciudad de México.- El Senado de la República aprobó el regreso del control de Petróleos Mexicanos (Pemex) en las ventas y precios de combustibles a sus competidores.

Con 68 votos a favor y 51 en contra, el Pleno de la Cámara Alta aprobó en lo general y en lo particular el decreto por el que se reforma al artículo décimo tercero transitorio de la Ley de Hidrocarburos publicada en agosto del 2014 en el Diario Oficial de la Federación y lo remitió al Ejecutivo para que posteriormente sea publicado en ese mismo medio.

La regulación asimétrica que debía cumplir Petróleos Mexicanos (Pemex) se estableció para evitar que al ser un jugador dominante en su mercado afectara los precios que se ofrecen en el mercado.

Hasta ahora, Pemex recibe las órdenes de la Comisión Reguladora de Energía sobre cómo y a qué precio vender los combustibles y se sujeta a sus criterios para otorgar descuentos.

Senadores que se opusieron a la reforma impulsada por Morena, señalaron que al ya no tener una regulación asimétrica, el agente económico dominante puede buscar mayor rentabilidad, lo que elevará los precios a los consumidores finales.

El documento también refiere que la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía han informado que ya existe una apertura del mercado nacional en materia de transporte, almacenamiento, distribución, compresión, licuefacción y regasificación, así como el expendio al público de hidrocarburos, petrolíferos o petroleoquímicos.


TE RECOMENDAMOS: Va la Ley Olimpia; hasta 6 años de cárcel por violencia digital


Además, se señala que los agentes económicos ya se encuentran participando en los eslabones de la cadena productiva del sector, lo que ha generado que Pemex haya sido desplazado y no tenga un poder dominante en el sector energético.

En este sentido, se advierte que, de seguir sujetando a Pemex bajo los principios de regulación asimétrica, se continuaría incentivando la ineficiencia en los mercados y la participación en condiciones de desigualdad de circunstancias, lo que genera la existencia de competidores débiles.

Imponerle obligaciones adicionales a las que ejecutan sus competidores, provoca condiciones de desigualdad que limitan su competencia y coloca a esta empresa del Estado en una posición desfavorable que debilita su comercialización en esta materia, puntualiza el dictamen.


TE PUEDE INTERESAR: