Conservan mujeres de Quialana arte de hacer muñecas

Óscar García | Quadratín Oaxaca

Tlacolula de Matamoros, Oax.- Enedina Pablo Martínez, originaria de San Bartolomé Quialana, es una de las artesanas que elaboran las tradicionales muñecas de su comunidad, ubicada en el Valle Central de Oaxaca.

En entrevista, dijo que la pandemia afectó mucho las ventas de las muñecas en el Mercado dominical de Tlacolula de Matamoros, ya que pasó un año y dos meses para que pudieran volver a instalar su puesto. “Son dos semanas que apenas regresamos a vender al tianguis de Tlacolula; en mi pueblo, San Bartolomé Quialana, no están llegando los turistas y en el tianguis ya vemos que el turismo está regresando”, explicó.

Las muñecas que han sido famosas en los últimos años, empezaron siendo un juguete que rápidamente se convirtieron en una artesanía representativa de Oaxaca.

Las muñecas portan el traje típico y pueden mover sus brazos y piernas, debido al proceso de elaboración de cinco piezas. Enedina narró que las muñecas están rellenas de algodón, les dibujan el rostro y lo cosen con hilo; tejen el cabello y las visten con su traje tradicional.

El proceso surgió cuando una maestra llegó a su comunidad, aproximadamente en 2014, y se maravilló de los vestidos tradicionales que portan las mujeres, por lo que les recomendó hacer muñecas vestidas de la misma forma.

El atuendo de Quielana consiste en mascadas multicolores que combinan con sus vestidos en colores intensos, los modelos destacan aún más por la tela de satín que forma la base de sus blusas complementadas ahora con gasa y una especie de babero con hermosas y singulares bordados de flor, sus vestidos son de satín o terciopelo, usan refajo, ceñidor, y mandil.

“Luego que se fue la maestra, quedamos el grupo de mujeres quienes continuamos elaborando las muñecas, además de las blusas tradicionales que tuvieron mucha demanda y también las pañoletas”, indicó.

Asimismo, Enedina dijo que las muñecas se elaboran en tres diferentes tamaños y este 2021 las artesanas comenzaron a elaborar muñecos masculinos, con ropa que utilizaban sus abuelos anteriormente.

La artesana dijo que cada muñeca puede llevar un día de elaboración, considerando que deben coserla y hacer su ropa, que consiste en la blusa, la falda, mandil y todo lo que utilizan las mujeres de San Bartolomé Quialana.