Buscan “limpiar” de delincuentes límites de Oaxaca y Puebla

El secretario de Seguridad Pública, Heliodoro Díaz Escárraga indicó que ya se tienen identificados a algunos grupos que operan el la zona, y donde podrían estar implicadas autoridades municipales de la región de la Mixteca.

Por Óscar Rodríguez

En Oaxaca el Secretario de Seguridad Pública (SSPO) Heliodoro Díaz Escárraga, dijo que con el apoyo de la Guardia Nacional y la Fiscalía General de la República y la Fiscalía de Justicia estatal, se busca desarticular a una célula criminal que opera en la zona de la Mixteca, y que está protegida por presidentes municipales y mandos de las policías locales.

Dijo que los criminales están implicados en asaltos y robos al transporte en la autopista Oaxaca – México, y operan en límites con Tehuacán, Puebla y la zona de la Mixteca oaxaqueña.

Indicó que este fin de semana se tuvo una mesa de seguridad al más alto nivel en el municipio de Huajuapan de Léon, donde se delinearon las acciones a seguir para lograr la captura de los delincuentes y lograr también la vinculación a proceso de quienes los protegen.

“Se va a desarticular la red criminal que opera en la zona Mixteca, hay investigaciones que traen las fiscalías federal y estatal, yo simplemente señalaré que es público, y ampliamente conocido por la opinión pública que ahí hay una banda que es conocida como Los Pochotes, que tienen vinculaciones de las autoridades de diversa índole, -desde municipales hasta policías locales-  y que desde luego que las investigaciones que hagan las fiscalías darán como resultado la detención de las bandas, se esta trabajando con las áreas de inteligencia para que no haya impunidad”, dijo.

SE INVESTIGA AGRESIÓN A POLICÍAS EN MARISCALA

Respecto de la agresión que sufrieron policías en el municipio de Mariscala de Juárez, donde un grupo criminal previo a la jornada electoral emboscó a una patrulla de la policía estatal y donde murió un elemento, el titular de la Seretaría de Seguridad Pública, Heliodoro Díaz Escarraga, adelantó que de acuerdo a las investigaciones, los responsables eran originarios del estado de Guerrero y fueron contratados por un grupo político para causar disturbios en las jornada electoral.