Carlos Franco muestra en el CaSa su diálogo con el arte y el diseño

No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente es la exposición que el diseñador presenta en el Centro de las Artes de San Agustín y ésta complementa la muestra que se exhibe desde hace unas semanas en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca 

No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente, exposición de Carlos Franco, son una serie de carteles y folletos que el diseñador gráfico realizó para el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) durante una década, de 2006 al 2016. Los asistentes al CaSa podrán admirar las piezas en el Chalet a partir del miércoles 30 de junio de 2021 de lunes a sábado con un horario de 11 a 17 horas, con previa cita.

 

Daniel Brena, director del CaSa, escribió en el texto que acompaña la muestra que los carteles de Franco anunciaron los primeros cursos, exposiciones, conciertos y mostraron cómo estos programas se consolidaron. “Franco llevaba años diseñando para otras instituciones fundadas por el artista Francisco Toledo y cotidianamente comunicaba las actividades de una biblioteca, un centro fotográfico, una fonoteca y un cineclub. Así que, cuando comenzó a trabajar para el CaSa, ya sabía cómo expresar, de forma gráfica —y con sentido de humor— actividades tan diversas como las que ofrece el CaSa”.

 

“Permanecen sus carteles y folletos como un registro de un tiempo en que los celulares no eran ubicuos y bastaba una caminata en el centro de la ciudad para conocer la oferta cultural”, detalló el director del CaSa. 

 

Franco comentó que el CaSa fue un espacio donde entabló diálogo con las personas que eran parte de las actividades, “aprendí mucho, para hacer un cartel les preguntaba sobre la actividad y eso me ayudó en mi carrera, poder tener información de diferentes artes. El espacio me dio muchas oportunidades para desarrollarme”.

 

Agregó que en el diseño “se debe tener un mensaje claro y un diálogo frecuente con los involucrados detrás de cada cartel. Es decir, no solamente con el director, si era un evento de danza platicaba con las personas que iban a participar para así tener un contexto y referentes de lo que iban a mostrar. Con las presentaciones de libros, veía de qué trataba y tomaba algo del texto que pudiera funcionar para hacer la imagen. En las exposiciones veía de qué tema eran y tomaba algún detalle que pudiera ser interesante visualmente”.

 

Franco colaboró en distintos proyectos de diseño con el artista Francisco Toledo, muchos de ellos surgieron en el área de Producción artística del CaSa, espacio donde Toledo trabajó constantemente desde que este centro de artes abrió sus puertas en la primavera de 2006.

 

“El maestro Francisco Toledo quería convertir el CaSa en un generador que impulsara talleres, exposiciones y muchas cosas más vinculadas al arte y es uno de los pocos espacios en la ciudad que tiene claro que el arte tiene que ser compartido con los demás, de pronto el arte tiende a ser un poco elitista, pero el CaSa se volvió lo más democrático que pueda existir en Oaxaca, junto con el IAGO, son espacios que han abierto el arte a todos los sectores y a todo tipo de público. Al maestro Toledo le interesaba que estos espacios fueran para todos, no solo para la gente que hace arte, sino para la gente que quiera aprender algo”, comentó Franco.

 

Para realizar sus propuestas gráficas, durante los años en que trabajó en el CaSa, Franco utilizó todos los recursos que había a su alrededor, hacía postales con corte láser y se apoyaba de las distintas herramientas que tenían en los talleres de producción para hacer los carteles y folletos.

 

En la exposición destacan los carteles en blanco y negro, el diseñador indicó que recurrían a estos tonos más que nada por economizar, ya que crear algo en color de pronto salía más caro a la hora de imprimir.

 

“A veces era mejor que las postales y folletos fueran a color, a ese tipo de material le invertimos más ya que la gente se lo puede llevar y los carteles se iban a la calle, se pegaban y tenían una temporalidad. Hacer los cartenes en blanco y negro al inicio fue para reducir los gastos, pero tenían el mismo nivel que uno a color. Al mismo tiempo se fue generando una identidad, la gente empezó a identificar los carteles de una sola tinta, ocasionó, sin querer una identidad en donde la gente asociaba el estilo y diseño del cartel con el CaSa, no estaba planeado como estrategia, pero se volvió importante, así como el formato de 40 por 60 centímetros, opté por hacer un formato más grande y así generar una diferencia con toda la competencia que hace carteles en la calle”.

 

Una selección de los carteles, postales y folletos que Franco diseñó para el CaSa se pueden apreciar ahora en el Chalet de este centro de artes. la exposición se puede visitar de lunes a sábado de 11 a 17 horas, con previa cita que pueden reservar en la página: www.casa.oaxaca.gob.mx