Detectan hasta 48 efectos a largo plazo del Covid

Fatiga, dolor de cabeza y trastorno de atención, entre los síntomas más comunes, según el estudio.

 Información de agencias

Ciudad de México.- El Covid-19 puede acarrear secuelas y otras complicaciones médicas que duran semanas o meses después de la recuperación inicial. Pero, ¿cuáles son?

Un grupo de científicos se dio a la tarea de revisar cuáles son los efectos a largo plazo de esta enfermedad. Para ello realizaron un metanálisis (análisis de varios estudios, en esta caso, 15), cuyo resultados publicaron en la revista científica Nature.

Los estudios incluidos en su análisis definieron el COVID prolongado en un rango de 14 a 110 días después de la infección viral.

“Se estimó que el 80 por ciento de los pacientes infectados con SARS-CoV-2 desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo. Los cinco síntomas más comunes fueron fatiga (58 por ciento), dolor de cabeza (44 por ciento), trastorno de atención (27 por ciento), caída del cabello (25 por ciento) y disnea (24 por ciento)”.

Señalan los científicos en su artículo.

Estos son los 49 efectos a largo plazo que encontraron:

  • Fatiga, dolor de cabeza, desorden de atención, pérdida de cabello, disnea (dificultad para respirar o falta de aire), ageusia (pérdida del sentido del gusto), anosmia (pérdida del sentido del olfato), Polipnea (aumento de la frecuencia y la profundidad respiratorias), dolor en las articulaciones, tos, sudoración, nausea o vómito, dolor de pecho, incomodidad, pérdida de memoria, pérdida de audición o tinnitus (silbido o zumbido en uno o ambos oídos).
  • Así como ansiedad, depresión, desórdenes digestivos, pérdida de peso, signos cutáneos, aumento de la frecuencia cardíaca en reposo, palpitaciones, dolor, fiebre intermitente, desórdenes de sueño, capacidad pulmonar reducida, apnea del sueño (la respiración se detiene y recomienza repetidas veces al dormir), escalofríos, afectación en la salud mental.
  • Además de ojos rojos, dibrosis pulmonar, palidez, diabetes melitus, flemas, hinchazón en las extremidades, mareo, apoplejía, dolor de garganta, cambios de humor, disforia (sentimiento de incomodidad, infelicidad o sentirse enfermo), trastorno obsesivo-compulsivo, hipertensión nueva, miocarditis (inflamación del miocardio, del corazón), insuficiencia renal, trastorno por estrés postraumático, arritmia (latidos irregulares del corazón) y paranoia.

TE PUEDE INTERESAR: