En materia de Derechos Humanos, ni pausas ni flaquezas: Enrique Graue

El certamen permite que los estudiantes entiendan que ese enfoque debe aplicarse a cada una de las dimensiones del Derecho, expresó Julissa Mantilla Falcón, primera vicepresidenta de CIDH

En materia de derechos humanos no hay victorias definitivas y no pueden permitirse pausas ni flaquezas, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers al inaugurar la edición 2021 de la Competencia Universitaria sobre Derechos Humanos “Sergio García Ramírez”.

El ejercicio de las garantías en ese campo requiere de esfuerzos renovados, de reflexiones críticas y de compromisos de vida para la construcción de una ciudadanía plena y, por supuesto, laica, para forjar la patria que merecemos y anhelamos, agregó.

Particularmente en las últimas décadas, el respeto a los derechos humanos y sociales ha ganado terreno en México, con instituciones que se han ido consolidando y se ha procurado garantizar el acceso efectivo y real al cumplimiento cabal de las garantías otorgadas a los ciudadanos en la Constitución, aseveró.

En la reunión a distancia, el rector Graue explicó que el concurso, realizado ya en ocho ediciones anteriores, convoca a las nuevas generaciones a interesarse en este tema importante; a involucrarse en las circunstancias de violación a los derechos humanos; a integrar contextos y conocimientos, así como a arribar a conclusiones que permitan defender, en la teoría y en la práctica, los derechos humanos individuales y colectivos.

La competencia es un espacio diseñado ex profeso para ello, que busca que los participantes reflexionen y debatan con fundamentos jurídicos, con empatía y solidaridad, sobre el valor de esos derechos fundamentales. Independientemente de cuál sea el resultado, dijo a los concursantes, la experiencia misma será una victoria y un aprendizaje inolvidable.

El rector Graue reconoció y agradeció al profesor emérito de la Facultad de Derecho (FD), Sergio García Ramírez, por su gran labor de enseñar y promover los derechos humanos en esta casa de estudios, en el país y en Latinoamérica, así como por servir de ejemplo a los jóvenes universitarios.

Destacó que el director de la FD, Raúl Contreras Bustamante, ha realizado también una gran labor en este campo, tiene permanente compromiso con la cultura de la democracia y de los derechos humanos.

Julissa Mantilla Falcón, primera vicepresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Organización de Estados Americanos, recalcó que esa instancia acompaña y auspicia el certamen como una oportunidad de difusión y conocimiento de los estándares del sistema interamericano de derechos humanos; además, permite que estudiantes universitarios de la región entiendan que ese enfoque debe aplicarse a cada una de las dimensiones del Derecho y en los eventos que se viven cada día. 

Este concurso, añadió, permite articular una comunidad de derechos humanos, integrada por cada uno de los participantes, y por los jueces que van a acompañar el proceso. Hacer un trabajo de preparación de memoriales y de la sustentación oral permite que los alumnos puedan tener una experiencia real de acceso a las instituciones. “La pasantía, uno de los premios para los ganadores, es también una oportunidad de conocer el sistema interamericano por dentro”.

Agradecemos a la UNAM por su compromiso constante y nuestra colaboración permanente para este esfuerzo tan importante, señaló Mantilla Falcón.

En tanto, Sergio García Ramírez calificó la competencia como un encuentro y coincidencia entre jóvenes estudiantes y estudiosos de los países de nuestra América que coinciden en convicciones y propósitos en torno a un tema fundamental de todos los tiempos: los derechos humanos, con los cuales “se construyen nuestras libertades y se forja nuestro destino, con ellos concurrimos a establecer lo que llamamos una sociedad democrática”. 

De antemano, expresó a los concursantes, sabemos que todos son triunfadores por el hecho mismo de su participación, por su devoción y vocación hacia la causa de los derechos humanos. También reconoció a los organizadores del encuentro, los jueces y a todos quienes hacen posible la reunión y así estimulan el talento de los jóvenes americanos.

En su oportunidad, Raúl Contreras recalcó que el objetivo del concurso, que lleva el nombre de una de las mentes más brillantes con que cuenta la Universidad Nacional y el propio sistema interamericano de protección de los derechos humanos, es fomentar una cultura de respeto y protección de los mismos, ofreciendo a los participantes la posibilidad de aproximarse a un nuevo proceso práctico de aprendizaje del Derecho, a partir de técnicas de investigación y argumentación jurídica con ese enfoque.

El caso práctico que se versará en la competencia fue elaborado por la CIDH y se refiere a la posible vulneración de los derechos humanos de los habitantes de un país supuesto en virtud de las medidas que adopta el Estado para controlar una pandemia epidemiológica, centrado en la vacunación y regreso a las actividades presenciales consideradas normales. “Hay comunidades o personas que por cuestiones ideológicas o religiosas no aceptaron vacunarse y por ello son excluidas de actividades y servicios que el Estado proporciona. Los concursantes deberán resolver este ejercicio, tanto en el rol de Estado como de las víctimas”.

Explicó que la edición 2021 de la Competencia es la novena; el año pasado no fue posible celebrarla por la pandemia y este año se decidió efectuarla con ayuda de las herramientas tecnológicas. Se cuenta con la participación de 40 competidores de las universidades de Guadalajara, Autónoma de Chiapas, La Salle, Pontificia Universidad Católica del Perú, y San Carlos de Guatemala, junto con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, así como la anfitriona, la FD-UNAM.

Mencionó que otras instituciones convocantes son la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; la CIDH; la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México; el Observatorio del Sistema Interamericano de Derechos Humanos; el Instituto Matías Romero, de la Secretaría de Relaciones Exteriores; la Fundación Konrad-Adenauer-Stiftung, a través del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica; y por la UNAM, el Instituto de Investigaciones Jurídicas y el Programa Universitario de Derechos Humanos.

Hartmut Rank, jefe del programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad-Adenauer-Stiftung, destacó que resultan importantes iniciativas nacionales y regionales que apoyan la formación de los jóvenes.

Explicó que el objetivo principal del programa que encabeza es apoyar el desarrollo de un orden jurídico justo y eficiente en la región latinoamericana, basado en el principio del Estado de Derecho; “la democracia y una política que vela por la garantía efectiva de los derechos humanos, brindan condiciones indispensables para este fin”.

Por último, agradeció a la UNAM compartir no sólo la visión en términos de formación de recursos humanos, sino una larga y cercana cooperación a lo largo de muchos años.