Lluvias favorecen el crecimiento de hongos comestibles en la Sierra Norte de Oaxaca

Ya sea en una empanada, en tamales, asados o un mole amarillo, esta maravilla de la naturaleza cautiva el paladar y el alma

Fotogalería de Raquel Regino

Nuevo Zoquiápam, Oax.- Para los habitantes de la Sierra Norte de Oaxaca, la temporada de lluvias es recibida con ilusión por el florecer de una gran variedad de hongos silvestres comestibles, que se dan desde el mes de junio y termina en septiembre.

En esta región las comunidades son favorecidas con el vital líquido que acompaña esta temporada, dado que se recargan los mantos acuíferos, benefician sus sembradíos y la proliferación de hongos silvestres comestibles en los bosques.

Entre los hongos más conocidos por los pobladores se encuentran el amanita cesárea, ramaria o cuernos de venado, hongo de ardilla, duraznillo o trompetilla (chanterelle), champiñón, entre otros.

Los platillos que se pueden preparar con estas zetas van desde un mole amarillo con carne de pollo, empanadas con quesillo y epazote, tamales, mole negro con carne de pollo, alambres con chorizo, cebollas, tomate y chiles canarios, entre un amplio repertorio que depende de la creatividad de quienes los preparan.

Después de degustar alguno de estos exquisitos platillos, no se puede dejar de lado una rica taza de café o una copa de mezcal para resaltar el sabor de los hongos silvestres.


TE PUEDE INTERESAR: