Dulce tradición en la ‘ciudad de los muertos’

Fotogalería de Carolina Jiménez

Oaxaca, Oax.- Del 20 al 31 de octubre, en la Panadería del Centro en la Villa de Mitla se elaboran aproximadamente 20 mil piezas de pan de diversos tamaños, los cuales son adornados a mano con figuras alusivas a la cultura zapoteca y a la celebración católica en honor a los Fieles Difuntos.

Para los habitantes de esta comunidad zapoteca el Día de Muertos es una tradición de gran importancia, pues es una forma de honrar y venerar a sus familiares que han fallecido.

Cumpliendo con todas las recomendaciones sanitarias para prevenir contagios de Covid-19, panaderos se levantan desde las primeras horas de la madrugada para  elaborar su inigualable pan de muerto, tradición que se ha transmitido de generación en generación.

Este pan se caracteriza por su elaboración a base de harina, anís, canela, huevo y manteca, mezcla que cautiva los paladares más exigentes.


TE RECOMENDAMOS: Alebrijes gigantes de Oaxaca aterrizan en Nueva York


Su peculiaridad se debe a los relieves que lleva en el decorado, cuyo sabor y consistencia crujiente se logra al combinar harina, agua y azúcar.

En la Panadería del Centro trabajan decenas de personas, pero al menos 20 de ellas se dedican a decorar las piezas, mismas que una vez vendidas adornarán los altares de Todos los Santos.

La pandemia por Covid-19 ha transformado la normalidad en que se desarrollaban diversas actividades; en esta panadería se han adoptado medidas sanitarias extraordinarias a las que ya se acataban por la naturaleza del trabajo manejando alimentos, como el uso de cubrebocas, la sana distancia y el constante lavado de manos.

Pese a esta nueva normalidad de trabajo, el incomparable sabor y las encantadoras figuras que adornan cada pieza, las cuales reflejan la cultura de la región, no pueden faltar en las ofrendas en honor a los Fieles Difuntos, quienes salen del Mictlán para reunirse con sus seres queridos y convivir una vez más entre recuerdos e historias.


TE PUEDE INTERESAR: