Paran labores trabajadores de limpia del municipio capitalino

Las calles comienzan a llenarse de basura ante la suspensión del servicio de recolección.

Por Guadalupe Espinoza / Foto de Estación Foto 

El sindicato más grande del municipio de la ciudad de Oaxaca de Juárez que aglutina a más de 1300 empleados, “Sindicato 3 de Marzo”, protesta este día en las afueras del Palacio Municipal de Oaxaca de Juárez, ante la falta de pago para combustible y herramientas de trabajo, por parte del presidente municipal Oswaldo García Jarquín.

Tal y como lo habían denunciado los trabajadores de barrido, macheteros, veladores, jardineros, entre otras áreas, se dieron cita en la explanada del palacio municipal para iniciar un paro de brazos caídos.

A su llegada cerraron la puerta principal del palacio municipal de la ciudad de Oaxaca de Juárez, posteriormente se aglutinaron en la Plaza de la Danza para dar inicio a su protesta y exigir con ello herramientas para poder laborar así como garantías de sus salarios antes de que concluya la administración municipal.

Otra parte de los trabajadores se encuentran concentrados en sus áreas de trabajo como la rampa en el Mercado de Abasto «Margarita Maza de Juárez».

Esto ocasionó que se suspendieran de nueva cuenta los servicios de recolección de basura en la ciudad de Oaxaca capital lo que genera que se acumulen los desechos en algunos puntos de la capital como el Mercado de Abasto, los mercados 20 de Noviembre y Benito Juárez, entre otros.

Por esta acción también se quedaron sin recolectar más de mil toneladas de basura en el municipio de la capital de Oaxaca de Juárez y sus 13 agencias municipales.


Pablo Gómez, secretario general del Sindicato Independiente 3 de marzo del Ayuntamiento de Oaxaca, acusó al presidente municipal Osvaldo García Jarquín, emergido del partido Morena, de negarles una respuesta a sus demandas.

Se quejaron de incumplimiento del contrato colectivo de trabajo, y señalan al alcalde de despedir personal, de no pagar prestaciones y de negarse a cubrir la cuota de combustible de los camiones recolectores, que es una obligación, por que las unidades no son particulares, son activos del ayuntamiento de la ciudad.

Denunció que muchos vehículos están descompuestos, porque no quiere pagar sus reparaciones en el taller y los pocos que circulan no se les quiere pagar ni el combustible.