Prevalece fervor a la Virgen de Juquila

El Santuario de Juquila es uno de los más visitados por fieles católicos que acuden desde las diferentes regiones del estado y del país; pese a las restricciones por la pandemia, peregrinos acuden a cumplir sus promesas

Por Lucio Gopar

Santa Catarina Juquila, Oax.- En Oaxaca se encuentra uno de los santuarios más visitados por fieles católicos que acuden desde las diferentes regiones del estado y del país con gran devoción a venerar a la Virgen de Juquila, ya que los creyentes dan testimonio de diversos favores recibidos, por lo que año con año arriban a este lugar enclavado en la zona chatina para dar gracias.

Respecto de la historia de la venerada virgen, a manera de resumen se remonta al siglo XVI, más precisamente al año 1552, cuando un fraile dominico de nombre Jordán de Santa Catalina llegó a esta zona en Oaxaca y trajo consigo desde España una imagen pequeña y tallada, que sería futuramente la Virgen de Juquila.

Un día, el fraile le regaló esta imagen de unos 30 centímetros a un joven que lo había servido y que se volvía a su pueblo, Amialtepec.

Desde que llegó a este pueblo fue sumamente venerada, ya que se había hecho una fama especial porque cumplía las peticiones que se le hacían.

En 1633 llegaría la primera evidencia de sus milagros, cuando la iglesia en la cual se encontraba se incendió y su imagen fue la única que permaneció intacta, salvo su rostro que había quedado algo ennegrecido. Se intentó devolverle el color original, pero no se pudo y entonces se creyó que era la voluntad de la virgen tener el mismo color de piel que sus especiales devotos.

Su festividad se celebra cada 8 de diciembre y es el día en el que miles de fieles llegan de diversas partes del país y del mundo para rendirle un enorme homenaje.

Llegando al ahora Pueblo Mágico de Santa Catarina Juquila, se escuchan gran cantidad de historias sobre milagros que los devotos cuentan. Algunos llegan por primera vez a pedir o regresan a pedir otro favor a la Virgen de Juquila, mientras que otros llegan a agradecer el favor recibido, ya sea por motivos de salud o bien por haber pedido el logro de un bien material, una casa o un trabajo.

En este sitio que enmarca la Ruta de la Fe, hay servicios de hospedaje, diversos restaurantes y lugares para adquirir artículos religiosos; a la vez, tienen sus propios dulces regionales dentro de los que destacan los “jamoncillos”, que son realizados con coco y panela.

Los creyentes que demuestran su fe de una forma especial son los ciclistas, ya que acuden en bicicleta desde diferentes regiones sitios para asistir a misa y regresan pedaleando hasta su lugar de origen.

Otros turistas después de escuchar una misa en Santa Catarina Juquila y demostrar su fervor, aprovechan para visitar las playas cercanas, como lo son Puerto Escondido, Puerto Ángel o Bahías de Huatulco, en donde aprovechan para pasar unos días de descanso con sus familiares.