Resplandecerá el naranja en la UNAM por el 25 -N

En homenaje a la lucha de las mujeres por la igualdad, y en conmemoración de las víctimas de la violencia de género

Oaxaca, Oax.- El fulgor del naranja iluminará dos de los inmuebles más representativos de la Universidad Nacional Autónoma de México: la Biblioteca Central y el Estadio Olímpico Universitario, en homenaje a la lucha de las mujeres por la igualdad y en conmemoración de las víctimas de la violencia de género.

A partir de hoy y hasta el 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos), al anochecer se apreciará este color simbólico con el cual esta casa de estudios y diversas instituciones en el mundo, convocan a prevenir, combatir y eliminar todas las formas de violencia y desigualdad por razones de género.

Forma parte de las casi 500 acciones que la Universidad de la nación lleva a cabo como parte del programa “25N: Por una #UNAMLibreDeViolencia”, durante 16 días, en ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se conmemora mañana jueves 25 de noviembre.

La UNAM preparó un amplio programa de actividades en línea: talleres, conversatorios, webinarios, acciones colectivas en entornos digitales, presentaciones artísticas, programas de radio, convocatorias y recursos informativos, con perspectiva de género y orientados a la consecución de la igualdad. El programa se puede consultar en: https://coordinaciongenero.unam.mx/actividades/

¿Por qué naranja?

En 1981 las  asistentes al Primer Encuentro Feminista de  Latinoamérica  y el Caribe propusieron establecer el 25 de noviembre como Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres (resolución que adoptó la ONU en 2000), en homenaje a las hermanas Mirabal, luchadoras sociales asesinadas ese mismo día pero de 1960, por el dictador de República Dominicana Rafael Leónidas Trujillo.

El color naranja hace referencia al de las mariposas, como se les conoce a las tres hermanas Mirabal (Patricia, Minerva y María Teresa), cuya lucha se convirtió en un símbolo. En diferentes culturas representa también el fin de un ciclo y el inicio de uno nuevo, además del futuro brillante y optimista libre de violencia.