jueves, agosto 18, 2022

Presenta la UNAM “Coordenadas para el debate del desarrollo», con alternativas para enfrentar la crisis por la COVID-19  

Destacadas

La pandemia ha interpelado todas las formas de desarrollo, modifica sus entornos y ha magnificado la desigualdad y la exclusión, explicó Enrique Provencio Durazo

El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, presidió la presentación del libro “Informe del Desarrollo en México. Coordenadas para el Debate del Desarrollo”, que ofrece un análisis riguroso de las condiciones sociales del país, así como reflexiones y opciones para enfrentar las nuevas realidades económicas, sociales, humanas y ambientales que ha dejado la crisis por la pandemia de COVID-19.

La obra es fruto del trabajo multidisciplinar e interinstitucional coordinado por el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED), respaldado y promovido por la Universidad Nacional,  pues es resultado del trabajo académico colegiado, afirmó el rector.

Asimismo, es muestra de que la labor académica en el Programa y en la Universidad Nacional es un verdadero crisol, donde caben todas las ideologías y posturas, pero con rigor, subrayó Graue Wiechers acompañado por el coordinador del PUED, Rolando Cordera Campos; Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, presidente de la Fundación para la Democracia Alternativa y Debate; así como Clara Jusidman Rapoport, presidenta Fundadora de Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social; y Alfonso Ramírez Cuéllar, coordinador del Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria.

Cordera Campos explicó que este es el sexto Informe del Desarrollo en México que realiza el Programa, en el cual hay una reflexión sistemática que busca contribuir a una visión estratégica que los mexicanos debemos construir ante las agresivas coyunturas que se han enfrentado: la pandemia causada por el SARS-CoV-2 y la caída económica.

A su vez, Cárdenas Solórzano expresó que los trabajos que integran el libro hacen pensar que un México distinto y mejor es posible, pero se requiere una gestión pública diferente a la que se ha llevado en los últimos 40 años. Revertir las actuales condiciones, agregó, demanda más que responsabilizar de ello a los individuos que tomaron las decisiones en el pasado; es poner en práctica políticas públicas para superar estas condiciones.

Enfatizó que es importante atender la debilidad institucional del Estado mexicano si se quiere un futuro con estabilidad que enmarque la edificación de la democracia y la igualdad, entre otras.

“Debemos tomar conciencia que uno de nuestros grandes problemas, que se viene arrastrando desde muy atrás, es que hemos sido incapaces, Estado y sociedad, juntos y separados, de organizar con solidez la vigencia plena de un Estado de derecho y la participación democrática de la gente en la conducción de Estado”, dijo.

En tanto, Jusidman Rapoport destacó: ofrece coordenadas para pensar el futuro del país, para que haya desarrollo y crecimiento con sustentabilidad. Entre los temas analizados están la evolución de un régimen democrático, que no se tradujo en beneficio para las mayorías; la normalización de las violencias en todo el territorio y que enfrentan migrantes, niños, niñas, mujeres; la necesidad de revisar los derechos laborales de ellas y la urgencia de valorar los servicios de cuidado provisto principalmente por las mujeres.

Remarcó la importancia de abordar la debilidad del sistema de salud y las propuestas de fortalecerlo al vincularlo con la investigación, el progreso tecnológico y la industria de medicamentos.

Al hacer uso de la palabra, Ramírez Cuéllar aseguró que se requiere construir una nueva decisión política que permita avanzar hacia un segundo piso de la política de bienestar; un paso indispensable para ello tiene que ver con la capacidad fiscal y financiera del Estado.

Planteó cinco medidas necesarias: conseguir la fortaleza financiera de los estados y los municipios mediante las reformas del predial y la tenencia vehicular; la progresividad del ISR en las personas físicas;  pelear los beneficios de los impuestos mínimos a las multinacionales y el control de la tasa efectivamente pagada de los grandes contribuyentes del país; la actualización fiscal de las regulaciones en materia de emisiones y de los derechos de agua; así como la reorganización de las contribuciones por consumo de alcohol, tabaco, bebidas azucaradas y comida chatarra, a fin de destinarlas al sector salud.

En su oportunidad, Enrique Provencio Durazo, integrante del PUED, detalló que la pandemia por la COVID-19 ha interpelado todas las formas de desarrollo, modifica sus entornos, magnifica la desigualdad, la exclusión y genera nuevos procesos y dinámicas que ponen en entredicho el cumplimiento de las aspiraciones de un mejoramiento humano incluyente, igualitario y sustentable, entre otros aspectos sustantivos.

El informe, agregó, contiene dimensiones críticas que reclaman atención, la exploración sobre alternativas estratégicas para enfrentar las nuevas realidades sociales económicas, humanas y ambientales.

En la presentación de la obra estuvieron también el secretario General de la Universidad, Leonardo Lomelí Vanegas; la coordinadora de Humanidades, Guadalupe Valencia García; el presidente de la Junta de Patronos del Patronato Universitario e integrante del PUED, Mario Luis Fuentes Alcalá; además del coordinador General de Planeación y Simplificación de la Gestión Institucional, Enrique del Val Blanco.

De igual forma, los directores de la Facultad de Economía y del Instituto de Investigaciones Económicas, Eduardo Vega López y Armando Sánchez Vargas, respectivamente; así como investigadores del PUED.

Noticias relacionadas

Noticias recientes