miércoles, junio 19, 2024

Dexter Dalwood presenta Esto no me pertenece en el CaSa

Destacadas

Uno de los pintores más reconocidos del Reino Unido hace en su obra pictórica una reflexión acerca de la historia de México.

Dexter Dalwood (Bristol, 1960) se define a sí mismo como un pintor histórico, actualmente presenta Esto no me pertenece en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), exposición, que a decir del curador Francisco Berzunza, es un ejercicio pictórico y una reflexión acerca de la historia de México.

La exposición se presentó hace unos meses en el Museo Nacional de Arte (Munal) en la Ciudad de México, ahora en el CaSa se muestra la serie completa que realizó el artista después de su primera visita a Oaxaca en noviembre del 2017. “La misma marca un antes y un después en la obra de Dalwood, quien por primera vez decide expandir su pintura más allá del lienzo y reflexionar acerca del acto de pintar en contextos distintos a los de las escuelas europeas de pintura”, expresó el curador.

Dalwood, quien es uno de los pintores más reconocidos del Reino Unido, mencionó que antes de venir a México, en efecto, pensó que estaría creando imágenes relacionadas con su experiencia en el país como un tema completamente nuevo sobre el cual pensar. “Imaginé que había una buena posibilidad de realizar algunos trabajos durante mi estancia en la costa de Oaxaca, pero me sorprendió lo poderosamente conmovido que me sentí por el repentino interés, no sólo en México -en la versión de 2017, que fue mi primera experiencia en ese país-, sino también en su historia, que me fascinó de inmediato”.

“Principalmente, fue un interés nuevo en la historia de México representada a través de la pintura, con imágenes que ya existían y que la retratan, desde los códices mixtecos hasta los muralistas mexicanos del siglo XX”.

Sobre la exposición en el CaSa comentó que “ha sido una experiencia muy diferente a la exposición en MUNAL. Esta muestra se ha construido alrededor de 14 de mis propias pinturas que han incluido dos nuevas pinturas murales y nuevos dibujos a muro. Creo que la combinación de las pinturas que flotan en el espacio sobre paneles de colores en yuxtaposición con los dibujos realizados a muro con carbón han creado una nueva forma de navegar por estas imágenes”.

El artista añadió que la idea original de esta serie de pinturas comenzó con una obra que presenta las fechas significativas de la Historia de México extraídas del mural de David Alfaro Siqueiros en la UNAM; “este fue el comienzo de este proyecto conceptual sobre cómo se ha representado la historia en pintura en México. Pero también cómo ciertos hechos más contemporáneos del siglo XX y XXI como la masacre de Tlatelolco, en 1968 durante las Olimpiadas, el movimiento Zapatista, en 1994 en Chiapas, y los 43 estudiantes desaparecidos, en 2014, no necesariamente tenían imágenes en la pintura considerando tales hechos”.

El curador abundó que la exposición es una reflexión acerca de los dos puntos principales, uno es la pintura y el otro es la historia, son los dos conceptos que se exploran aquí, más allá del espacio geográfico que conocemos como México, lo principal es la pintura, el acto de pintar, el oficio de Dalwood como pintor y la historia, la historia no entendida como el pasar del tiempo solamente, sino la representación del pasado del tiempo que los historiadores lo que hacen es que lo escriben y él como pintor asume que él representa el tiempo a través de su pintura”.

“Para Dexter Dalwood, la construcción pictórica de la realidad es tan fundamental como aquella que se hace narrativamente, y la síntesis de ambas es lo que conocemos como “imaginario colectivo”. La “pintura histórica” es un arma que le permite al artista anotar, borrar, sugerir y subrayar elementos a través del óleo; sus referencias crípticas a la Historia del Arte lo ayudan a re-imaginar esa memoria y a actualizarla dependiendo de la circunstancia, como en el caso de algunas de sus obras más conocidas, como Kurt Cobain’s Greenhouse, del 2000, donde retrata la habitación donde se terminó la vida del icono de la música grunge, o Poll Tax Riots, del 2005, una obra que se nutre de referencias al arte callejero y a Gerhard Richter para constituir un paisaje urbano de Londres a finales del “Thatcherismo”” explicó Berzunza.

Comentó que aunque “nos cueste trabajo resistir la tentación de asumir que la obra de Dalwood es acerca de la idea política de México, ésta simplemente busca poner en práctica sus ideas acerca de los oficios del historiador y el pintor. Éste tampoco es un homenaje, ni una crítica, sino una serie de observaciones y preguntas contenidas dentro de cada pintura”.

Esto no me pertenece, es la primera muestra del artista en Latinoamérica. Las obras de Dalwood se han caracterizado por presentar reflexiones políticas a través de la pintura acerca de la historia, la cultura popular y el oficio de pintar.

En el 2010 fue nominado al premio Turner, el galardón más importante en el campo de las artes visuales en el Reino Unido. Ha sido también Artista Patrono de la National Gallery y de Tate en Londres. Actualmente es profesor de la Universidad de Bath Spa.

Su obra ha sido expuesta en el ICA, Tate Modern y Tate Britain en Londres; Hamburger Bahnhof en Berlín; el Museo Nacional de Arte en la Ciudad de México; y la Bienal de Sydney entre otros. En 2010, fue sujeto de una retrospectiva organizada en conjunto por Tate St. Ives y el CAC de Málaga.


TE PUEDE INTERESAR:


Noticias relacionadas

- Publicidad -

Noticias recientes

Portada

Cartón

Twitter

Video