miércoles, agosto 10, 2022

Rosy Bracamontes crea paisajes costumbristas y surrealistas

Destacadas

Por Lucio Gopar

Oaxaca, Oax.- La artista plástica tuxtepecana, Rosy Bracamontes, tuvo la fortuna de recibir un gran consejo con el cual confirmó su pasión y su dedicación a su carrera. Cuenta que al encontrarse con el Maestro Rufino Tamayo en la Casa de la Cultura de Oaxaca, le expresó: “Ese es el camino que debes seguir. ¡Pinta! Porque ahí es donde debes seguir”, y es así que ella se sintió totalmente motivada para dedicarse a esta carrera.

Afirma sentirse bendecida al proceder de padres de dos Estados del país, ya que su padre es nativo de Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca y su mamá es de Chacaltianguis, Veracruz. Ella es oaxaqueña cuenqueña y ha vivido la mayor parte de su vida en Tuxtepec, donde nació un 19 de marzo.

Desde pequeña sintió que tenía afinidad con el arte, una niña que siempre estuvo relacionada con la pintura, la poesía y el canto, por eso sabía que siempre se iba a dedicar a algo creativo, lo cual su papá no lo veía como algo seguro para su vida. Fue eso que la motivó a ser durante un tiempo una niña rebelde, ya que tenía muy buenas calificaciones porque aprendía muy rápido, pero luego se aburría y quería estar creando algo, pero se desesperaba porque tenía mucho tiempo disponible.

Para ella todo era creatividad, pero no se sentía respaldada; esto en ocasiones no le permitía entregarse por completo a la pintura, por eso es que la vida le tenía preparado un hecho tan bonito y tan importante.

Como siempre ha vivido en Tuxtepec, en una ocasión que estuvo una temporada en la capital del Estado después de haber estudiado la Preparatoria, tuvo la fortuna de conocer al mundialmente conocido pintor, el Maestro Rufino Tamayo, en una visita que él tuvo a la Casa de la Cultura de Oaxaca; ella se encontraba ahí, oía mucho alboroto ya que se comentaba con admiración que ahí se encontraba Rufino Tamayo, esta era una gran oportunidad para cualquier artista el poder hablar con él, algo prácticamente único en la vida… Fue entonces que ella corrió a alcanzarlo y él se puso a conversar de una forma muy amable con ella.

Rosy le comentó a Rufino Tamayo que tenía sueños de pintar y él le contestó textualmente: “Ese es el camino que debes seguir, pinta, porque ahí es donde debes seguir”, siendo esta afirmación categórica la que hizo que jamás dudara de sus sentimientos por este arte. Esa seguridad la tuvo siempre en su mente, siendo hasta los 33 años cuando ya se dedicó de lleno a pintar, ya estando casada y siendo mamá.

Fue en el año 2014 cuando ella sintió que tenía un gran potencial, por lo que decidió pintar y participar en exposiciones, al principio locales y después ya colectivas, tomándole mucha más pasión a esta profesión.

En cuanto a sus logros nos dice que después de esta pandemia, cada día levantarse con salud, continuar con vida, es ya un logro que valora. Se siente feliz de haber recibido muchos reconocimientos en exposiciones por sus trabajos, también como Maestra de la Casa de la Cultura de Tuxtepec.

Asimismo, reconoce que le ha ayudado el estar participando durante mucho tiempo en exposiciones individuales y colectivas, (varias de estas últimas, han sido organizadas por el Colectivo Guiexhuuba que dirige el Maestro Israel Manuel Teodoro).

Ha recibido diversos reconocimientos durante su trayectoria. Este año fue reconocida dentro de “Las Mujeres Oaxaqueñas Contemporáneas”; el año pasado fue el Gobierno de Chiapas a través del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes que le otorgó un reconocimiento por su exposición pictórica denominada “Tikambaj” (que significa mi pueblo), debido a dos exposiciones en las que participó a través del Colectivo “Ghuiexhuuba” en el Centro Cultural del Ex Convento de Santo Domingo de Chiapa de Corzo y en el Teatro de la Ciudad Emilio Rabasa de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Ha recibido otros reconocimientos en diferentes momentos de su trayectoria, mismos que ve como fruto de sus esfuerzos.

Dentro de los temas que maneja está el costumbrismo o pintura de género basado en la región de la Cuenca del Papaloapan, representando a Tuxtepec y a toda la región cuenqueña de Oaxaca y Veracruz, pero también maneja la vertiente surrealista, que también ha sido muy bien aceptada.

Está muy interesada en que los niños se acerquen al arte, porque considera que “el arte ayuda, el arte cura, hace que los niños se sientan seguros”. Ha tenido una grata convivencia con ellos y por eso se ha dado cuenta que los niños encuentran una respuesta en el arte.

Entre las metas que por cumplir considera el exponer en otros países de Europa, para que a través de su obra conozcan su región cuenqueña, que la conozcan como ser humano y como artista.

Dice que de manera personal, en el lugar que se llama “Espacio 90” tiene la oportunidad de apoyar a algunos niños dándoles clases sin cobrar. Cuando hay alguna causa noble le gusta participar, pero también considera que una característica que predomina en los artistas es tener una alma noble, nobleza en su corazón.

Un consejo que le quiere dar a los chicos es que se entreguen totalmente a lo que les gusta, en cuanto a un oficio o profesión.

La Maestra Rosy Bracamontes comparte que, cuando sus alumnos logran concluir su carrera profesional y le dan las gracias por los consejos, es algo muy satisfactorio para ella.

Al concluir esta charla, asegura sentirse muy orgullosa de tener sangre cuenqueña, y comparte esta frase: “El arte es una necesidad humana, de un espíritu creativo”.

Para las personas interesadas en contactar a la artista Rosy Bracamontes lo pueden hacer mediante sus redes sociales, ya se en su perfil de Facebook: Rosa Bracamontes, su fan page de Facebook: Rosy Bracamontes Art, o bien a través de Instagram: Rosybracamontes.art.

Noticias relacionadas

Noticias recientes