Alta productividad y mayores servicios para la industria nacional, prioridades en el IQ

Se trata del centro de investigación más importante en México y uno de los más reconocidos en Latinoamérica 

La Junta de Gobierno de la UNAM designó a Luis Demetrio Miranda Gutiérrez director del Instituto de Química (IQ) para el periodo 2022-2026. En ceremonia a distancia, el Coordinador de la Investigación Científica, William Lee Alardín, le dio posesión del cargo.

El doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Nacional expresó que los ejes principales de su plan de trabajo son mantener la alta productividad del IQ e incrementar los trabajos que brinda a la industria del país.

Para ello, es fundamental consolidar su nueva Unidad de Desarrollo Tecnológico que proporciona servicio de síntesis a la industria química y farmoquímica; es decir, preparar moléculas. Ambas requieren ciertos estándares, desarrollo para la producción, lo cual en México casi no existe, y podría ser pionera en nuestra nación, afirmó en entrevista.

Miranda Gutiérrez consideró que lo anterior ayudará a generar recursos extraordinarios para esa entidad académica, así como incentivar a la farmoquímica.

Otro objetivo es acrecentar la colaboración con la Universidad Autónoma del Estado de México, a través del Centro Conjunto en Investigaciones en Química Sustentable (CCIQS). Se analiza construir un edificio adicional para este Centro, en el que trabajan investigadores de ambas instituciones, así como aumentar los servicios que brindan para el corredor industrial Toluca. “Este es un ejemplo de colaboración que hay que seguir apoyando”, remarcó el nuevo director. 

Mantener liderazgo

Miranda Gutiérrez sostuvo que el IQ es el centro de investigación más importante en México y uno de los más reconocidos en Latinoamérica, en esta disciplina.

En los últimos años el número de publicaciones, factor de impacto y producción en general aumentaron considerablemente; son aspectos esenciales que se deben mantener, razón por la cual sus esfuerzos estarán enfocados a que los académicos tengan las herramientas suficientes para llevar a cabo su trabajo.

“Uno de los activos más importantes que tiene el Instituto son sus investigadores y cada una de las personas que aquí laboramos. Son quienes lo hacen grande, junto con sus líneas de investigación”, acotó.

También, prosiguió, se promoverá que los estudiantes realicen más actividades de difusión y vinculación, y que los técnicos académicos puedan integrarse a determinadas líneas de investigación, a fin de tener mayor crecimiento.

“Tenemos cinco departamentos en el Instituto: Química Orgánica, Química Inorgánica, Productos Naturales, Química de Biomacromoléculas y de Fisicoquímica. Si nos imaginamos proyectos que incluyan la mayoría de ellos, se pueden generar ideas muy robustas que ayuden al desarrollo y lleven al Instituto a un nuevo nivel de éxito”, aseveró el integrante del Sistema Nacional de Investigadores.

Una de las primeras acciones que el nuevo director tiene programada es dialogar con los académicos de la entidad universitaria sobre su plan de trabajo, para que lo enriquezcan y se relacionen con este.

“Es un gran privilegio dirigir al Instituto y sobre todo, una gran responsabilidad. Estoy muy entusiasmado con el proyecto, por ello la dirección siempre tendrá abiertas sus puertas para que cualquiera de nuestros académicos que tenga una idea o quiera expresar una necesidad, pueda hacerlo de manera directa”, dijo. 

Trayectoria 

Es químico egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México en 1994, doctor en Ciencias Químicas por la UNAM, graduado en 2000. Tras una estancia posdoctoral en el Instituto de Química de Substancias Naturales de Gif-sur-Yvette en Francia, ingresó al IQ, donde inició su carrera como investigador en el año 2001. Es investigador Titular C de Tiempo Completo, PRIDE D y nacional nivel III en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Sus principales líneas de investigación se centran en el desarrollo y la aplicación de nuevas metodologías sintéticas. Su grupo de investigación fue pionero en el desarrollo de reacciones de adición de radicales libres a sistemas aromáticos de manera intermolecular.

Su laboratorio ha sintetizado centenas de moléculas, algunas de ellas con propiedades anticancerígenas, antinflamatorias y antiparasitarias, así como algunas empleadas en aplicaciones de microscopía de fluorescencia.

Su productividad se ha plasmado en 84 artículos de investigación en revistas indizadas, cuatro capítulos en libros especializados, una patente otorgada y dos solicitadas. Ha recibido financiamiento como responsable técnico en siete proyectos PAPIIT, cuatro de Conacyt de ciencia básica; además de otros cuatro en vinculación con la industria privada. Su laboratorio también ha conseguido recursos a través de servicios técnicos a diferentes compañías privadas.

Ha graduado a 36 estudiantes de licenciatura, 30 de maestría y 21 de doctorado, además ha supervisado a 15 investigadores posdoctorales. Cuenta con un amplio reconocimiento en nuestro país y en el extranjero. Ha recibido galardones como: Premio Nacional de Química Andrés Manuel del Río 2019 (SQM); Cátedra de Investigación Marcos Moshinsky 2015 y el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos 2010 (UNAM).