jueves, agosto 11, 2022

El pueblo ayuujk dio el último adiós a Josué

Destacadas

Acompañado de familiares, amigos y vecinos, el cuerpo del joven que murió en un tráiler en Texas, recorrió las calles de Tlahuitoltepec para ser despedido en su última morada

Por Óscar Rodríguez / Fotos de Agencia Fotoes y Estación Foto

Oaxaca, Oax.- Con una misa de cuerpo presente, plegarias y música solemne, fue despedido en el templo de Santa María Tlahuitoltepec, Mixe, Josué Díaz Gallardo, quien fue víctima de la tragedia de migrantes ocurrida en San Antonio, Texas.

A la ceremonia litúrgica oficiada por el párroco del lugar, en la iglesia local donde en respeto a las costumbres hubo música de bandas de viento, se bendijo el ataúd con agua bendita, que ingresó al templo en los hombros de sus tíos y hermanos que improvisaron unos troncos de madera para soportar el pesado féretro de metal.

En la misa en homenaje de Josué, las mujeres portaron lirios, velas encendidas, ataviadas de sus rebozos y turbantes hilados de seda.

Antes del iniciar el funeral, se realizó un convite popular donde hubo música y platillos típicos de la región.

Al menos unos 100 asistentes se dieron cita para darle el último adiós a Josué, que a sus 34 años falleció en su intento por cumplir el anhelo de mejorar su calidad de vida y la de su familia.

Quienes lo conocieron, lo recuerdan con el sobrenombre de “El hue”, un joven impetuoso, creativo que tenía grandes sueños y por ello buscó viajar a Estados Unidos para encontrar un mejor destino, pero enfrentó la tragedia.

Al terminar la misa, Josué fue presentado en una especie de ritual al pueblo, donde se dio el pésame a los familiares. Posteriormente el cortejo fúnebre avanzó hacia el panteón municipal donde finalmente fue sepultado.

SEPULTAN A JAVIER EN LA MIXTECA

En una capilla de la agencia municipal de San Miguel Huautla, en la Mixteca, fue velado y después sepultado Javier Flores López, quien murió hace 17 días en la tragedia de migrantes en San Antonio, Texas.

Su cuerpo arribó por tierra abordó de una carroza de una funeraria de la CDMX, siendo entregado a sus familiares que determinaron enfrentar su duelo de forma personal

Le solicitaron a los medios respeto a su dolor, instalado un cerco de distancia para resguardar el lugar.

Javier Flores López dejó en la orfandad a 6 menores de edad, uno de ellos está por nacer.

Él viajó junto con otro familiar, Marco Antonio Velasco, también originario de la esa localidad, pero radicado en la CDMX con quien había planeado cruzar al país vecino.

Sin embargo, en el trayecto fueron víctima de un grupo de tratantes de migrantes que los hicieron subir a la cabina de un tráiler, donde ambos murieron asfixiados, en un grupo de 27 mexicanos, cuatro de ellos oaxaqueños.

Este viernes arribó también por tierra el cuerpo de Marco Antonio Velasco, que por acuerdo de sus padres será sepultado en su natal San Miguel Huautla.

Los funerales de ambos serán privados, porque la familia no quiere más notoriedad por la desgracia que los aqueja.

Noticias relacionadas

Noticias recientes