jueves, agosto 18, 2022

Vibraron los corazones en la Guelaguetza 2022

Destacadas

Más de 10 mil almas hicieron retumbar el Auditorio Guelaguetza en la primera edición de los Lunes del Cerro.

 Por Ivet Mendoza / Fotos Estación Foto y Max Núñez

Oaxaca tuvo que esperar dos años para que al auditorio Guelaguetza regresara la alegría, tradición y cultura de los pueblos oaxaqueños, el primer Lunes del Cerro fue en este 2022 una realidad. 

En el Auditorio Guelaguetza, se hizo presente de la Diosa Centéotl, a quien de acuerdo con la historia, es por ella que los indígenas se reunían para venerar y pedir o dar gracias por la buena cosecha; este año representada por Jacsenic Rodas de Santo Domingo Tehuantepec. 

Después de que la Diosa del Maíz se instaló entre la multitud, la chirimía recorrió la rotonda de las azucenas, para dar paso a las Chinas Oaxaqueñas, con sus enormes canastas de flores y sus amplias faldas de colores, estas mujeres son las encargadas de abrir las Guelaguetzas, porque su convite y Jarabe del Valle que son acompañados de faroleros, marmotas, chirimiteros, tamborilleros y los monos de calenda anuncian que hay una gran fiesta en alguno de los barrios de la china.

Después de las Chinas Oaxaqueñas que tienen como antecedente su primera participación en la Guelaguetza del 5 de febrero de 1957, dieron paso al Fandango de Loma Bonita, siguió la representación de la tradicional boda chatina, torbadoba, sones y chilenas de Santos Reyes Nopal. 

Siguió Huautla de Jiménez con sus sones mazatecos, uno de ellos, “Flor de Naranjo”. Para este baile las mujeres portan su hermoso huipil de gala brocado con hilo de seda sobre algodón hilado a mano y tejido con punto de cruz en telar de cintura.

Esta comunidad es cuna de la reconocida María Sabina, curandera y chamán de la etnia indígena mazateca.

El Jarabe Del Valle regresó a la Rotonda de las Azucenas para representar cómo se hace una rendida de culto en San Sebastián Tutla, comunidad muy cerca de la capital de Oaxaca. 

La nostalgia llegó con Huajuapan de León, al iniciar con la “Canción Mixteca” del compositor José López Alavez, para después dar paso al Jarabe Mixteco. Siguió San Francisco del Mar y su jueves de Corpus Christi. 

¡La montaña atravesaron y el viaje fue inclemente, pero llegaron, Tuxtepec estuvo presente! Durante esta presentación miles de corazones latieron al ritmo de la inigualable Flor de Piña, que muestra la alegría de la mujer por la buena cosecha.

La región de Tuxtepec no contaba con un baile característico, en 1958 el gobernador de aquella época envió a la comunidad la partitura de la melodía «Flor de Piña» y la profesora Paulina Solís Campo fue la creadora de la coreografía, y hasta ahora es una de las delegaciones más esperada en los Lunes del Cerro.

La danza de conquista no pudo faltar en la Guelaguetza 2022, que en esta primera presentación la Danza de la Pluma estuvo a cargo de la delegación de la Villa de Zaachila.

La Danza de la Pluma cuenta la conquista de México por los españoles, y de cómo la utilizaron como un medio de evangelización. Este baile está compuesto por dos grupos el de Hernán Cortés y el de Moctezuma.

Y aún en luto, llegaron los de Ejutla a la rotonda de las azucenas quienes con su alegría hicieron resonar al Auditorio Guelaguetza en aplausos. 

Después siguió el turno De San Pedro Comitancillo quien dio una muestra de cómo se realiza en esta comunidad de la región del Istmo la labrada de cera en honor al Santo Patrón San Pedro Martir.

Posteriormente la alegría De la Villa de Sola de Vega representó su Fiesta Sóltela. 

Finalmente la picardía de sus sones, juegos y chilenas De Santiago Pinotepa Nacional fueron los encargados de cerrar este primer Lunes del Cerro en su primera edición. 

Noticias relacionadas

Noticias recientes