jueves, agosto 11, 2022

Llama arzobispo de Oaxaca a feligreses a mantenerse en oración por la paz

Destacadas

El arzobispo Pedro Vásquez Villalobos llamó a la grey católica a perdonar y no generar más odio, además de pedir a las autoridades aplicar la justicia.

Por Óscar Rodríguez / Foto de Carolina Jiménez

Oaxaca, Oax.- En la última homilía de la jornada de la oración por la paz, el arzobispo de la Diócesis de Antequera, Pedro Vásquez Villalobos, llamó a rezar por aquellas personas que generan violencia, para que tengan indulgencia y los perdone Dios, al tiempo de exigir justicia por el último atentado reportado en contra del sacerdote Felipe Velez Jiménez, en Chilapa de Guerrero.

En la celebración de la misa dominical en la Catedral Metropolitana, el obispo solicitó a sus feligreses orar a favor de los criminales, a quienes llamó a reencontrarse con Dios para que alcancen la rendición y cambien el rumbo de sus vidas.

Afirmó que en esta jornada de oración, que sumó a los 350 templos y parroquias en Oaxaca, no fue para incitar a la rebeldía, sino a reflexionar en la comuna y para exigir justicia, para que las autoridades cumplan con su deber y apliquen la ley.

 “Porque no queremos que se mate a los asesinos, ¡no!, solo clamamos porque se haga justicia, para que, quienes cometieron delitos paguen por ellos con la sanción correspondiente, no pedimos otra cosa”, dijo.

En entrevista, el prelado afirmó que lo que le toca a la iglesia Católica en este escenario de violencia ,solo es pedir a Dios para que se serene el país, vuelva la paz y la tranquilidad a todas las familias mexicanas.

“Nuestra jornada fue solo para pedir paz y seguridad, para que nuestros pueblos reflexionen en un cambio de actitud junto con la gente, para que no se siga generando inseguridad y luto en las familias”, abundó.

Dijo que los asesinos tienen también el derecho a la redención porque sólo así se calmará sus acciones y se acabará sus odios y sus ambiciones de poder. “Ojalá que la ambición de tener y sentirse poderosos vaya bajando, para que solamente puedan descubrir estas personas que hacen el mal, que todos somos hermanos y que tenemos que respetarnos en todo y en la vida”.

Destacó que en el cierre de la Jornada por la Paz, queda viva la esperanza y el llamado para que los que se convirtieron en delincuentes cambien su ruta.

“En la iglesia mexicana vivimos unos días de profunda oración, de acudir a Dios y de pedirle que nos llene de paz, que nos conceda la paz que tanto necesitan nuestras ciudades y pueblos. A todos nos toca trabajar por la paz, empezando por una paz personal, en esa relación con Dios, y en esa relación con nuestros hermanos; no seamos personas de conflicto, no entremos en una discusión y en unos pleitos que no nos llevan a nada bueno, seamos personas que razonan, que saben dialogar, por que a veces se pierde la paz, por no saber dialogar”, consideró.

En el sermón ante sus feligreses, el arzobispo de la Diócesis de Oaxaca refirió que “no estamos libres de que pase algo en nuestra casa o cercano a nosotros, pero sí tenemos que pedir por la paz común, por la reconciliación de los pueblos hermanos, pedir a Dios que toque el corazón de todos para que vivamos en paz y armonía, con justicia y seguridad”, concluyó.


TE PUEDE INTERESAR:


Noticias relacionadas

Noticias recientes