viernes, julio 19, 2024

Salud mental materna: una preocupación silenciosa

Destacadas

Según la OMS, alrededor de una de cada cinco mujeres experimenta problemas de salud mental durante el embarazo y el posparto. 

Información de agencias

Ciudad de México.- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de una de cada cinco mujeres experimenta problemas de salud mental durante el embarazo y el posparto. Estos trastornos pueden manifestarse de diversas formas, siendo la depresión y la ansiedad los más comunes.

Se estima que la depresión posparto afecta aproximadamente al 15% de las mujeres en todo el mundo, mientras que la ansiedad posparto puede afectar a más del 10% de las nuevas madres.

Estas cifras son alarmantes, ya que la salud mental materna tiene un impacto directo en la salud y el desarrollo de los niños. Estudios han demostrado que las madres que experimentan depresión posparto tienen mayores dificultades para establecer vínculos afectivos con sus hijos, lo que puede tener consecuencias negativas en el desarrollo emocional y cognitivo de los niños a largo plazo.

Además, la falta de atención y tratamiento adecuados para los trastornos de salud mental en las madres puede llevar a problemas crónicos. La depresión posparto no tratada, por ejemplo, puede persistir durante meses o incluso años, afectando negativamente la calidad de vida de la madre y su capacidad para cuidar y criar a sus hijos de manera adecuada.

Es fundamental abordar esta preocupación de manera integral. Esto implica mejorar la detección temprana de los trastornos de salud mental durante el embarazo y el posparto, proporcionar acceso a servicios de salud mental de calidad y asegurar un entorno de apoyo para las madres que están pasando por estas dificultades.



Algunos de los principales síntomas detectados de la depresión posparto son similares a los de la depresión, entre ellos están:

  • Sentirse triste constantemente.
  • Llanto fácil
  • Ser incapaz de disfrutar de las cosas con las que normalmente lo hacia
  • Cansancio o pérdida de energía
  • Déficit de concentración o escasa capacidad de atención
  • Baja autoestima
  • Falta de confianza en sí misma
  • Alteraciones del sueño, incluso cuando el bebé está dormido o cambios en el apetito
  • Desinterés para el cuidado y alimentación del recién nacido.

Es esencial romper el estigma y promover la conciencia pública sobre la salud mental materna. Muchas mujeres pueden sentir vergüenza o culpa al experimentar estos trastornos, lo que dificulta que busquen ayuda. Expertos señalan que es importante educar a la sociedad sobre la importancia de brindar apoyo y comprensión a las madres que enfrentan desafíos en su salud mental.

A nivel de políticas públicas, es necesario destinar recursos adecuados para abordar la salud mental materna. Esto implica invertir en la capacitación de profesionales de la salud para identificar y tratar los trastornos de salud mental en las madres, así como garantizar la disponibilidad de servicios de atención asequibles y accesibles.

En conclusión, la salud mental materna es una preocupación silenciosa que requiere de gran atención. Las cifras alarmantes nos instan a tomar medidas para brindar apoyo y tratamiento adecuados a las madres que experimentan trastornos de salud mental. Al hacerlo, no solo estaremos cuidando el bienestar de las madres, sino también sentando las bases para un futuro saludable y prometedor para sus hijos.


TE PUEDE INTERESAR:


Noticias relacionadas

- Publicidad -

Noticias recientes

Portada

Cartón

Twitter

Video