miércoles, febrero 28, 2024

Guayacanes, «iluminan» la Verde Antequera

Destacadas

Los guayacanes amarillos son los árboles más admirados en estos días en la ciudad de Oaxaca, ya que su color resalta y a la vez contrasta entre los edificios del primer cuadro de la ciudad.

Por Guadalupe Espinoza

Oaxaca, Oax.- Conocidos como «el árbol de la primavera», estos ejemplares han transformado las calles del Centro Histórico de Oaxaca en un espectáculo natural, ya que propios y turistas no pierden la oportunidad de tomarse la foto del recuerdo con ellos.

Los guayacanes amarillos, son los árboles más admirados en estos días en la ciudad de Oaxaca, ya que su color resalta y se deja ver entre los edificios del primer cuadro de la ciudad, principalmente.

Oaxaca cada vez se configura más como una ciudad entre árboles, plantas y flores que reflejan el ancestral paisaje de la Verde Antequera.

Guayacán amarillo (Handroanthus chrysanthus), también se le conoce como Flor amarilla o Roble amarillo.

CARACTERÍSTICAS DE LA ESPECIE

Especie de porte arbóreo, puede alcanzar alturas de hasta 10 metros.

Presenta hojas simples de color verde claro, a contra luz en toda la lámina foliar se pueden observar puntos glandulares muy característicos de la familia Myrtaceae. Su corteza es lisa y se desprende con facilidad, flores solitarias dispuestas en racimos, Frutos en baya globosa de color verde oscuro o amarillos al madurar.

El guayacán amarillo mide aproximadamente de 12 a 15 metros de altura y el diámetro de su tronco marrón oscila en los 60 cm de diámetro. Otra de sus características es ser caducifolio, ya que pierde su follaje en condiciones de sequía. En cuanto sus ramas, estas son escasas y tienen una forma ascendente.

Foto de Frank Coronado

IMPORTANCIA ECOLÓGICA

Debido a su rápido crecimiento, Handroanthus chrysanthus es una especie muy utilizada en procesos de restauración por su rápido crecimiento y su fácil adaptación a terrenos con características edáficas difíciles.

Para que la semilla germine, requiere que se cumplan estrictamente las condiciones de suelo y ambientales, tales como una alta temperatura. La semilla tiene una caducidad de tres meses, por lo cual su expansión es escasa fuera de sus regiones originarias.

También se siembra con bastante regularidad para estabilizar cauces de ríos, debido al fuerte anclaje de sus raíces que funcionan como barrera para evitar inundaciones.

Noticias relacionadas

- Publicidad -

Noticias recientes

Portada

Cartón

Twitter

Video