viernes, julio 19, 2024

La diplomacia de la ciencia puede ser un arma de doble filo

Destacadas

La ciencia ha cobrado un rol prominente para la humanidad por sus avances y aplicaciones para resolver problemas, afirmó Ana María Cetto Kramis

Se deben fortalecer organismos multilaterales como la ONU y la UNESCO para evitar grandes conflictos en el mundo, sostuvo Parsifal Islas Morales

Ciudad de México.- La diplomacia es un campo lleno de tensiones y en el ámbito científico puede ser un arma de doble filo: para impulsar valores y buscar alcanzar metas comunes como los de la Agenda 2030 o los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); o bien, utilizarse para defender intereses que no necesariamente están alineados a valores universales o en beneficio de la humanidad.

Así lo afirmó la física y titular de la Cátedra UNESCO de Diplomacia y Patrimonio de la Ciencia de la UNAM, Ana María Cetto Kramis, durante la mesa redonda “¿Qué es la Diplomacia de la Ciencia?”, en la que expuso que es difícil separar la política de la generación de conocimientos y que los intereses sociopolíticos, económicos y territoriales influyen en las acciones diplomáticas.

La también académica de la Facultad de Ciencias (FC) y miembro del Comité Directivo Mundial de Ciencia Abierta de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) remarcó que la ciencia ha cobrado un rol prominente para la humanidad por los avances obtenidos, sobre todo, por sus aplicaciones para resolver problemas locales, nacionales y/o globales.

Ana María Cetto Kramis

Por ello, señaló, se busca que las y los jóvenes universitarios comprendan los alcances de la diplomacia en este sector, para progresar en la consecución de valores y principios positivos y cómo puede servir para negociar y buscar que otras naciones abracen o impulsen determinadas causas. 

En el Aula Magna Leonila Vázquez, de la FC, Cetto Kramis compartió algunas de sus experiencias como integrante de un órgano científico y técnico para promover la ciencia y la tecnología relacionada con la energía nuclear en beneficio del mundo, donde atestiguó tensiones con otros intereses.

Además, expuso que actualmente promueve ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una iniciativa para que se declare el 2025 Año Internacional para la Ciencia y la Tecnología Cuánticas. “Esperamos que haya suficientes países interesados en que la ONU así lo proclame”.

En tanto, la directora general de Política de Cooperación de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Luisa Hortensia Solchaga López, indicó que este órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores cuenta con consejos consultivos y uno de ellos es el de Conocimiento e Innovación, el cual ofrece sugerencias y recomendaciones de cómo impulsar el saber científico, el desarrollo tecnológico y la innovación en el país. 



Actualmente tienen 431 proyectos en los que nuestra nación recibe o brinda cooperación internacional. “Se trabaja en consolidar al país como un destino y referente en la generación de conocimiento. Vienen y nos tocan la puerta y nos dicen que saben que en México se está trabajando en determinada área. También se identifican y priorizan rubros útiles para el desarrollo nacional”, señaló. 

La Agencia, subrayó, cuenta con la Red de Conocimiento e Innovación con las embajadas y consulados, y en algunas de ellas tiene agregados especializados en diplomacia en ciencia. Asimismo, se ha impulsado y acompañado la transferencia de tecnología creada en México a otras naciones, por ejemplo, en el rubro farmacéutico.

En su oportunidad, el exdirector de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, Manuel Martínez Justo, explicó que las relaciones internacionales se han transformado y participan múltiples actores: empresas, organizaciones sociales, autoridades locales y grupos parlamentarios, que han dado lugar a la diplomacia empresarial, cultural, parlamentaria, científica, entre otros. Estos nuevos actores dan dinamismo al país y en sus relaciones con otras potencias.

De igual forma, aseveró que la pandemia por la COVID-19 evidenció la importancia de la diplomacia de la ciencia para atender la emergencia sanitaria.

El coordinador general de la Cátedra UNESCO de Diplomacia y Patrimonio de la Ciencia de la UNAM, Parsifal Islas Morales, añadió que se trata de un fenómeno cambiante. Por ejemplo, después de la creación de la bomba atómica inició un debate sobre la ciencia para la paz y se constituyeron organismos multilaterales que tienen a la ciencia en su agenda.

En la actualidad está llamada a fortalecer el sistema multilateral, a organismos como la ONU o la UNESCO que se han visto debilitados, a fin de evitar grandes conflictos en el mundo y propiciar el diálogo. “Se debe abonar a que se reformen esos mismos organismos, a que haya un diálogo más equitativo”, dijo.

Asimismo, celebró que la UNAM estableciera la asignatura Diplomacia de la Ciencia que se imparte en la FC y la FES Acatlán, abierta a estudiantes de todas las licenciaturas, y que cultiva un punto de vista crítico, basado en la ciencia y la filosofía política. Antes, agregó, era considerado “un tema de élites”.


TE PUEDE INTERESAR:


Noticias relacionadas

- Publicidad -

Noticias recientes

Portada

Cartón

Twitter

Video